<- O ->

Cuadragésimo Primer Viaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 41o.
Fecalia "El país de las heces"

Marzo, 1992.

Jornada Primera

Capítulo I

Historia de la apretujada llegada a Fecalia, de las cosas que allí ven y de como visitan la hacienda de San Grabiel de la Barrera, donde son cuestionados por bellas mujeres.

"qué grande hai de ser
la muerte que viene
tan dispacito
Inodoro Pereyra ¡El Renegau!

El regreso y a su vez, retiro; de los Apenienses (Gustavo, Maru y Mariana 'La de los pies ligeros') a los viajes de hagedis, trajo consigo varios cambios que dificilmente podrían adelantar los caballeros lagarto en el devenir de su historia, pues si bien los Apenienses nada tuvieron que ver en el asunto, resultó notoria sua ausencia en los cuatro viajes restantes. Pero nada sabían de esto los enviados del señor cuando iniciaron con el mismo gusto de siempre, este cuadragésimo primera aventura, a tierras desconocidas, y de las cuales a pesar de sus recorridos, poco se había oido hasta entonces, principalmente entre los que no son dados a la investigación. Personajes como Manú 'El rojo' y Lady Ivonne volvían por más magia verde, pero precisamanete a parti de aquí la fuerza que esta magia había ya tomado, comenzaba un vertiginoso descenso, pues estaban ya rodeados de gente, a la cual tenían que darles explicaciones. Los antiguos caballeros habían ya caido y los nuevoos tiempos no traían material para magos, pues a pesar del entusiasmo de Chicaspierre, estuvo siempre muy lejos de llegar a ver.

Tiempos dificiles se avecinaban. Mas su inminente letargo no se hizo evidente sino hasta mucho tiempo despues, cuando fue ya demasiado tarde. Porque en esos momentos todo era tal cual había venido siendo, e incluso se divertían demasiado, pues las condiciones para llegar hasta su nuevo destino a pesar de ser del todo propicias, no fue todo lo cómodo que hubiren deseado, sobre todo para aquellos como Manú 'El rojo' y Chicaspierre, habituados a transportarse en confortable automóvil, padecieron al subir a un autobús repleto de personajes singulares, entre los que destacaron para Sir Ajab y Sir Oz una obesa mujer que a un lado de ellos se hallba, y un señor que leía con especial concentración y avidez, el Semanario de lo Insólito, que contenía frases tales, que no pudieron contener la risa los dos magos principales de Hagedis, situación que les hizo sentir que el trayecto hasta su primera estación fuese más corto de lo que en realidad fue. Allí en medio de toda la gente, y estando más apretados que en el Infierno se diviertieron ellos muy mucho. tanto, que sus acompañantes siempre estupefactos y cariacontecidos, no se podían explicar que era tan divertido para ellos dos. No era otra cosa sino la magia verde que solo ellos de entre los asitentes podían ver, aunque ya Lady Ivonne acusaba ciertas facultades para ello.

Descienden en un crucero del camino y de allí aun han de caminar cerca de siete kilómetros hasta su destino, por lo que deciden tomar un vehículo automotor de alquiler, que ha de llevarles en paz y a salvo al nuevo país que van a explorar. ¿El problema?. Un solo automóvil para todos ellos ocho y una señora que cómodamente se instaló en el asiento trasero del compacto corcél literio. Pero como ese pequeño inconveniente no ha de detenerles, llevan en el portaequipajes, no solo sus mochilas, sino que también es llevado en calidad de bulto, Manú 'el rojo', que se instala y junto con los demás, llegan en muy poco tiempo a donde incian un periplo de otro par de kilómetros, esta vez si a pie, y durante este recorrido, ven a todo lo largo y ancho del camino, excreciones de los equinos habitantes de la región, con lo que el lugar se gana el nombre de Fecalia 'El país de las heces fecales'. Este camino les lleva hasta un modesto hospedaje, pero que cumple con sus necesidades perfectamente. Allí se instalan y descargan de sus equipajes, para ir al vecino hostal de San Grabiel de la Barrera, pues quienes no están hospedados en el lugar, solo pueden visitarle antes del mediodía y este estaba ya cercano.

Entraron al Hostal Ex-hacienda, en donde vieron muy muchas cosas de las que solo pueden verse en las casas de aquellos que tienen fortunas cuantiosas, dejando un legado de belleza e inequidad para las generaciones futuras, pues muy cierto es, que entre más rica en una sola persona, mayor es el número de aquellos que comienzan a ver escasear unos recursos que la madre naturaleza nos dió a todos por igual. Esto comienza a generar descontentos, que son tolerados por mucho tiempo en aras de algo que vale mucho mas que esas pertenencias, que es la paz. pero cuando esa distancia comienza a acompañarse de forma mas frecuente de las injusticias que siempre han prevalecido, el descontento comienza a generalizarse y el quebranto de la paz es invitable. Esta historia se repite una y otra vez entre los seres humanos, sin que parezca haber solución. Solo hay esperanza de que algún día dejemos de ser tan insensatos con lo único que es realmente no pertenece: El planeta y nuestras vidas. La segunda es tan corta en comparación con la segunda, que la magia verde solo sirve para hacerla mas llevadera, pero para la primera, la magia verde, adquiere el color de esa esperanza que puede llevarnos a preservar a las generaciones futuras de seres vivientes. Esa magia verde que aquí es llamda de esa forma y que puede tener muchso nombre, como muchso nombres tienen los dioses y lo poderíos del mundo, pero la idea es una sola, vivir en este mundo todos juntos de la mejor forma posible, pero como el continuo y eterno movimiento de la estupidez humana gana diariamente mas adeptos, la vida se complica gradualmente. En esas y otras cavilaciones filosóficas se hallaban, cuando la presencia mas mundana, pero igualmente reflexiva, de dos guapas mujeres les sacó de dichas cavilaciones, para preguntarles sobre sus habitos turísticos, y de ello hablaron muy mucho los caballeros lagarto y sus acompañantes, pues quienes menos andanzas tenían con ellos, habían cumplido ya dos viajes, largo rato hablaron con ellas y respondieron a sus preguntas con singular alegría, porque esos alaegraba sus corazones y por el momento, era tiempo de hacer una tregua contra la injusticia y disfrutar de la vida... como venga, porque esta es palabre de Dios.

Capítulo II

Elección del Mirrey Lagarto y épica reseña de la tormentosa jornada.

Eligieron a su Mirrey lagarto, porque esa era no solo la tradición, sino porque esa era su preferencia muy especial, pues cumplía con dos objetivos fundamentales que hicieron que los viajes perduraran por tanto tiempo, porque a la vez que se organizaban de una mejor manera para pagar, era algo diferente y divertido. La elección favoreció a lady Ivonne. Quien pagó la cuenta y de allí comenzaron su largo periplo hasta donde las piedras falsas y resbalosas, atravesando un sinouso camino. Rodearon 'El lago de los Hilos', en su andar los Apenienses en vernácula estampa, deambulaban como una verdadera familia de campesinos cruzando el bravante, y los caballeros lagarto caminaban por la planicie que se extendía mas allá del lago, los árboles escaseaban conforme se iban acercando a las piedras falsas y resbalosas, pues eran ya eran esas, tierras de cultivo.

Mucho tiempo fue el que les tomó llegar, pero de ello no se percataron sino hasta que llegaron, pues platicaron de muchas de las cosas que habían visto y oido los dos principales magos Hagedis, Sir Ajab y Sir Oz y sus compañeros les pedían les contasen de las maravillas que el mundo que Gogol® compró les había mostrado, y ellos que amaban las palabras, les contaban no solo de lo que habían visto sentido y oido, sino también de como iban nutriendo su lenguaje con el andar por el mundo, de la forma en que las palabras se modificaban en el Metaforopolitano, de como muchas de esas frases o palabras tenían detrás una historia, o de como era que habían sido halladas, pues para ellos todo tenía un porqué y una explicación que los mas nuevos no entnedían, pero a diferencia de los demás nuevos, Lady Ivonne deseaba saber más, pues esa manera de andar por el mundo le era tan ajena y extraordinaria que quizo siempre saber más, hasta poder llegar a ver, y esa es una diferencia importante entre aquellos que han podido y no han querido, pues insondables son los designios del mundo, un mundo que les reunió en una de sus maravillas naturales aquella nublada tarde de Bobsled

Al ver el cielo llenarse de negros nubarrones, la compañía decide volver sobre sus pasos hacia donde su hospedaje. Apuran la marcha y en una encricijada tornan a la izquierda con insospechados resultados.

El camino los aleja cada vez mas de la senda que originalmente les había llevadao hasta las piedras falsas y resbalosas, pues quisieron rodear el lago de los hilos por el lado opuesto al que habían llegado, pero mayúscual fue su sorpresa al ver que se camino era aun más largo, llegaron hasta donde se alazaba una capilla cuando ya se había soltado una liugeria lluvia, pero como esta no menguaba, ya veían admonitoriamente descansandose en ese lugar, así paso un buen rato, hasta que la lluvia se calmó y ellos pudieron proseguir con su andar, retornando al sendero por el cual originalmente transitaban. Ya casi a salvo se creían cuando antes del ultimo recodo, el cielo volvió a abrirse; esta vez en pleno descampado, dejánse caer en toda su himedad por encima de la humanidad de todos ellos. Los Apeniense preocupados por la salud de la pequeña Marian 'La de los pies ligeros', pidieron al mundo les enviase un corcél literio que les llevase con bien a su hospedaje. Y el mundo que suele ser gentil con quienes son sencillos, les concedió tal gracia y los habitantes de la Acrópolis de Apenas abordaron en un vehículo automotor de alquiler, mientras que estoicamente los demás prefirieron mojarse. Continuaba lloviendo y ellos continuaban andando bajo torrencial aguacero, hasta llegar salvos a sus habitaciones, en donde los que precavidamente llevaron ropajes extras fueron felicas y los que no, padecieron tanto de un poco de frío, como de cierta vergüenza por las extrañas combinaciones que tuvieron que realizar debido a las donaciones de los demás.

Aunque parezca estar de más el decirlo, es deber de quien narra, subrayar el hecho de que los únicos dos personajes que llevaban el equipo necesario eran Sir Ajab, Sir Oz y Maru, que llevaba un cambio extra para Light Feet Mariana, pero no para ella misma y Lady Ivonne, quien llevaba otra muda de ropa, más por el hecho de ser mujer que por el de estar experimentada en dichas lides, pues tan solo contaba con un par de zapatos estilo Luisinsesos, que habían ya fenecido en la cruenta jornada de esa tarde, lo cual trajo la grata memoria de pasados y gloriosos días, como este que acababan de vivir, el cual finalizó con un buen baño para cada uno de ellos, seguido por la recompensa de una buena taza de chocolate caliente que les fue preparada en el sitio donde se hospedaron y por lo cual le quedaron eternamente agradecidos.

Jornada Segunda

Capítulo I

Cuando los caballeros lagarto y su compañía van a por los pastes, un par de calzas par lady Ivonne y unos helados.

Humedos recuerdos empañan la memoria del siguiente amanecer, en el que sir Oz salío muy temprano a tender sus ropas, para que al sol se secasen. Acto que los demás imitaron en cuanto les fue permitido levantarse para así hacerlo. Un extraño ambiente se percibía ese amanecer, en el cual cierto sentimiento de pesadumbre frío y el grato recuerdo de la anterior jornada en la cual habían aprendido varios de ellos una dura lección, eso no hacía que el ánimo decayese, muy por el contrario, Chicaspierre retornó a su mediana infancia con el improvisado atavío que traía. Lo que lo principalmente le hacía parecer un chamacuelo, eran las bermudas rojas que de Sir Oz tomó prestadas, y las cortas calcetas que también le proporcionara el primer caballero lagarto, lo cual le valió el sobrenombre de 'El niño Juárez'.

El resto de la compañía se apersona en las afueras del telúrico hospedaje y juntos inician el andar hasta Fecalia, en donde el objetivo principal es comprarle a Ivonne un nuevo par de zapatos, que corren a cuenta de Manú, quien continuaba ofrenciódose a Lady Ivonne al grito de 'sublime éxtasis de amor, que acelera mis latidos...', con la esperanza de lograr llamar su atención, pero eso no sucedió, no sucedió. Al mismo tiempo, Sir Oz el valeroso, el precavido, se encuantra con un puesto frutas e inmediatamente piensa clavarse una mano de plátanos, mas como no le cabe, quiere repartirlo entre sus acompañantes, quienes rehusan amablemnente su oferta, Maru y Gustavo descansan sus atareados cuerpos, luego de haber caminado un rato con Light Feet Mariana soibre los hombros, en tanto que la pequeña Apeniense, comienza a tomar sus primeras fotografías, pues veían que así lo hacían los mas nobles de entre ellos, pero ya ella non volvería a estar presente en esta etapa de los viajes. Mientras todo esto sucedió, nadie sabía del paradero de Chicaspierre 'El niño Juárez'. Cuando finalmente se les aparece, le ven cargar tremenda bolsa repleta de pastes que pensaba llevar a su casa en Metaforópolis, sin embargo, cuando los ofreció a sus compañeros, quienes dieron ávida cuenta del botín y el hubo de desaparecer por segunda vez, para poder así lograr su cometido.

Hora de desayunar, hora de elección de Mirrey lagarto y el ganador es Sir Ajab, quien guió a salvo a la compañía a pesar de la tormenta. La insignia le es entregada por Lady Ivonne la guape ex-destinataria. Pero es también tiempo de elegir a donde realizarán su cuarto y -sin ellos sospecharlo- últimoviaje de Semagda Santa, sufragan y el ganador es el recorrido por los norteños y alejados parajes de las Barracas del pobre y luego de deambular por el lugar durante un rato, se vuelven a donde su hospedaje, pues ya se acerca el mediodía y han de ir a desocupar las habitaciones que alquilaron para un solo día, así pues, vuelven por enésima ocasión pro el camino infestado de heces fecales y que le da nombre al país, así como por enésima ocasión, llevan sobre sus hombros los Apenienses Light Feet Mariana 'La de los pies ligeros'.

Capítulo I

De su recorrido por el castillo de los guerreros del sol y de la manera en que se vuelven a su muy amada ciudad

Luego de encontrar que sus ropas están completyamente secas, deciden inbiciar el camino de regreso a Fecalia, desde marchan hacia el Castillo de los guerreros del sol, sitio de una épica batalla que sería librada años más tarde, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión. Llegan hasta las puertas del castillo y al atravesar la puerta e iniciar el recorrido se maravillan de los cientos de lugares que en este se hallan. Inician su recorrido por el salón de los guerreros, una amplia estancia en donde los ptrotagonistas de futuras batallas tomarán descanso antes del encuntro final en las Fajacumbas del lugar, lóbrego claustro de los presos de su propia cabeza acomodada, que les priva de la libertad de ver el mundo tal como es, macabro y a la vez divertido, esa es la forma de ver el mundo según los caballeros lagarto, que saben de la singular magia que rodea este encantado paraje Fecalense. El castillo presenta intrincados pasajes que conducen de un lugar a otro y en ocasiones de un lugar a nnigún otro, de la torre a el camino hacia ninguna parte, se pasa por el jardín de las monjas y si se continúa por el corredor del rí, se llega hasta el jardín del amanecer, de donde un desciende nuevamente hacia las fajacumbas y luego de pasar por el salón blanco se llega al salón de los caballeros, donde se hallan las mesas redondas en las que se determinaban los futuros hechos de la nación, allí los caballeros lagarto graban para siempre en imágines el histórico instante, cuadno Sir Ajab hace uso de us derecho como Mirrey Lagarto y grita ¡¡Lagartos muertos!! y sus súbditos por ese día, ponen sus espaldas al suelo en señal de conformidad con las acciones llevadas a cabo por la orden de los lagrtos, que pronto habrían de ver llegar a su fin la etaap de los viajes, pero primero debían de terminar el recorrido por el castillo, el cual continuan hasta su parte trasera. Allí sprosiguen por un tranquilo sendero rodeado de árboles bajos y que al final llega a la cascada de las piedras resbalosas, un bello espectáculo que está a punto de desaparecer, pues la poza que esta cascada forma, está ahora casi completamente cubierta por el vegetación, que incluso ha creado una plataforma natural hasta el mismísimo pie de la cascada.

Continúan su recorrido por tan fantástico lugar, suben al campanario de la iglesia, recorren el coliseo y terminan la visita al castillo de los guerreros del sol, visita que les fue grata sobre maner, pero ahora han de volverse a asu tierra natal a informa al señor y al mundo, de las maravillas que allí vieron y de las cosas hermosas que hay en este planeta para ser disfrutadas, respetadas y gozadas, pues ese respeto no implica ceremoniosa reverencia sino un paradójica irreverente relación con el mundo, pues baste recordar que Hagedis de lo primero que se ríe es de Hagedis mismo. Con ese espíritu retornan a la ciudad muy grande del universo y dan gracias a Gogol® por los favores recibidos.

Somos hijos del sol... nuestro oficio es brillar.

Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net