<- O ->

Cuadragésimo Viaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 40o. [ Inicio ] | [ Viaje 37 ] | [ Viaje 38 ] | [ Viaje 39 ] | [Final]
Valle de Abavo "Il Caro Paese"

Febrero, 1992.

Jornada Primera

Capítulo I

Crónica de cuando los caballeros lagarto descubren que el mundo conocido comienza a presentar cambios politico-economicos.

Treinta y nueve recorridos habían ya realizado los caballeros lagarto y muchos eran los que a la lista de invitados se habían sumado, para que además en este se les añadiesen otros dos. Se trata de Lady Ivonne, quien más tarde habría de Convertirse en Sir Lady, y en la única maga de Hagedis, condecoración de efímera duración por las somníferas consecuancias que ello conllevaría dentro de la congregación, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión, pues mucho han de extenderse los preámbulos que rodearon la inclusión de dos nuevos personajes al contingente que esta ocasión estaba integrado por Sir Trincardo, quien volvía de su exilio, pues en aquellos lejanos ayeres,si no era señor de Sir Lady Claus ya lo había sido o estaba en esa negociaciones, mas escapa al alcanza de al memoria corporativa este evento, pues hemos de continuar con la lista de invitados que incluía al Chicaspiernas, que no tuvo suficiente con el primer embate y por más volvió, pues la adicción que estos viajes crean hizo pornto efecto en el habitante de la infausta Troje Exprime y por esa valentía fue alabado mas tarde por los espíritus del lugar, al igual que los sería Manú 'El Rojo' que llegó con Lady Bombón desde Metaforópolis y a quien acompañ+o argumentando que a protegerla iba de los malechores que pudiesen llegar a ser los para él desconocidos, pero su verdadero móvil eran sus negras y apestosas intenciones de lograr la aceptación de Lady Ivonne 'La dama Naive', a la cual perseguía al grito de 'Sublime éxtasis de amor... que acelera mis latidos'.

Estos últimos dos personajes sin embargo, habrían de alcanzar a los demás en 'Valle de Abavo', pues Lady Ivonne tenía ciertos compromisos que le impedían partir del santiamén de Trincardia Transalpina, lo que daría pie a que los esforzados y nobles magos verdes corriesen con la responsabilidad de tner listo el hospedaje para los siete que habrían de ser. Mas plugole a las altas autoridades econímicas de la nación visitada que los precios de los hostales estuviesen por comleto fuera del rango de lo coherente, pues es bien sabido por casi todos los habitantes de la ciudad más grande del universo, que abundan en ese país los personajes strawberricos, lo que incremente miserablemente los costos y hace que los paseantes decentes sufran las anomalías causadas por tan extrañas presencias. Y fue de esta forma y no de otra, que pronto supieron los sempiternos hagedis Sir Oz y Sir Ajab como era que debía llamarse el sitio, pues en honor de su divinidad el Adelantado Don David Anaya de Gogol® pusieronle el nombre de 'Valle de Abavo' conmemorando el famoso incidente que años antes este ínclito personaje protagonisare y de la cual ya ni él se acuerda.

Capítulo II

De la forma en la que llegan los únicos pasajeros de a coche en la historia y de la manera en la Sir Oz se fué realizando cada vez mas de como es que Manú 'El Rojo' era despojado de sus fantasmales posesiones.

El tiempo, poderoso, eterno, inconmensurable ... democrático no deja de correr y cuando menos se lo esperan, a la vuelta de la esquina han de ir ya a por sus dos nuevos compañeros, desconocidos para casi todos, pues solo Sir Ajab conoce a Lady Ivonne, mientras que de Manú 'El Rojo' nadie sabe - ni supo jamás- nada. Se les ve apersonarse en flamente corcél literio conducido por el legendario personaje, acompañado de la graciosa presencia de Lady Ivonne, quienes al apearse de su transporte son inmediatamente introducidos a Sir Trincardo, que es el encargado oficial de dicho protocolo. es entonces cuando saben que no ha habido aún un hospedaje digno de que ellos se laberguen en él. Pero ahora con toda la compañía reunida, se deciden finalmente en quedar todos hospedados en una sola habitación de Basculandesas proporciones, equiparable tan solo a esa suite del Hotel París donde ocurrieron memorables sucesos en la historia de esta orden.

¿Dónde estabais, dónde estabais
en los malos tiempos?
cuando ni gritando conseguía hacer oir mi voz
¿Dónde estabais?, dímelo o como el resto
olvidas con facilidad.
-La Union-

Felices y contentos por estar finalmente juntos y por que luego de varios ruegos, finalmenet es hora de comer para muchos, pero para los verdaderos aventuraeros de esta única vida que les fue conedida en gracia por Gogol® nuestro señor, y por la cual pagan altos inetereses, los más esforzados de entre los caballeros lagarto, se congratulan pues es ya el momento justo de elegir al próximo MIRREY LAGARTO, que por sus escasos recursos sobre lo cognoscible en Hagedis, hace méritos. Se trata de Chicaspierre, quien con tres sufragios y un par de cervezas encima se convierte en el próximo administrador de la compañía, y tan felíz va por la calle que se le escucha decir al Manú el desconfiado, el coprocéfalo. 'No te preocupes, con estos tipos te diviertes mucho', pensamiento que sobre sus acompañantes comparten tanto Oz como Ajab, en ese tácito acuerdo que deja la paradójica discordancia de maneras de ver el mundo entre ambos, pero como disertar sobrte ese asunto ya se ha encargado sus majestades los cuadernos Hagedis I a IV, el tema se da por visto y pasamos a la alegre andanza del Caro Paese.

Su primer punto de peregrinaje, un homenaje a los visitantes regulares del país en turno. Vitan el mercado de artesanías, donde varias horas transcurren viendo la manera en la que sus acompañantes gozan imaginado los múltiples usos que le pueden dar a la galería de cosas inservibles que allí se expenden y renace en Sir Ajab 'El Archiamago de la Esquina' su Diogénesco placer por ir al mercado 'para ver todas las cosas que no necesita'. Mientras el tiempo impasible continua con su paso por nuestros cuerpos, nuestras almas y sus vidas, y antes de percatarse de ello, ya salen a continuar con el paseo que deja un escaso saldo positivo en cuanto a la cultura del lugar, pues esta ha sido erradicada por las constantes visitas de hombres y mujeres precupados por tener un sitio donde expender sus egos, que por uno en el cual se pueda 'vivir la vida... como venga' esta es pakabra de Dios.
TODOS : ¡Te abavamos señor!
Sobre todo ahora que en Valle de Abavo se hallan. Mas la carestía mitológica del lugar les ha hecho escatimnar en su aliemntación, por lo que atendiendo a una típica sugerencia de Lady Ivonne, mercan materiales para hacer emparedados y organizar una Jarraviernalia en la cual los únicos que se alcoholizan son Manú y Chiocaspierre, que estuvieron entre ellos pero jamás pudieron llegar a ver. Cuando llegan a este punto, Sir Oz percetivo como siempre, se ha dado cuento de lago de vital importancia para el devenir histórico de la orden, así se lo hace saber a Sir Ajab, a quien le lanza estas aladas palabras :'Conforme ha ido pasando el tiempo, me he venido dando cuenta que ni el coche ni Lady Ivonne son de Manú', y de hecho así es, aún cuando Manú 'El Rojo' trató de hacer todo lo posible porque así pareciera. De vuelta en su hospedaje se hacen los coemstibles para esa noche, donde por igual los que beben juegan también lotería un muy buen rato y luego todos vanse a dormir.

Jornada Segunda

Capítulo I

De cuando la compañía viaja por el lago del Caro Paese, del nuevo Mirrey Lagarto el berrinche de Sir Lady Claus y de la forma en que saben del vertebral señor Market of Artesanias.

Un día mas en que la aventura espera a que los nobles caballeros de la Casa hagedis vayan a su encuentro desde muy temprano, pero eso no sucede pues los fieles y mejores de entre ellos que caminan al alba están ausentes y Sir Ajab no se haya con el ánimo como para mostrar el mundo a casos perdidos, por ello descansa al igual que los demás lo hacen, mientras el camaleónico, el astuto Sir Oz, duerme y prepara los arrestos de magia verde que han de ser necesarios para el presente paseo por el mas expensivo país al que jamás fueren. Con ellos se levanta el resto de lo compañía, quienes ponen todo el entusiamo y el asombro de que son capacez, pues bien sabe Dios, que con ellos es fácil hallar diversión si se sabe lo suficiente de la forma en la que funcionan el mundo y la naturaleza humana, que en su incomprensible versatilidad crea persoanajes como Manú 'El Rojo' y Chicaspierre. Dirigieron por ello es que salen locos de contentos sin sus cargamnetos hacia el sitio donde han de desayunarse, pues ya las mujeres tienen hambre, por el simple hecho de que es hora de romper el ayuno, y nada más.

Se desayunan y allí cambian de Mirrey Lagarto, nombramiento que recae en la persona de Manú 'El Rojo', en un claro ejemplo de la antes mencionada biodiversidad de la naturaleza de los seres humanos, pues aunque él y Chicaspierre intentan comprender Hagedis sin lograrlo; pese a que jamás podrán alcanzar siquiera el grado de caballeros lagarto han sido nombrados Mirreyes en este viaje, eso es motivo de regocijo para ellos. Alegría con la que parten a tierras altas de Il Caro Paese, pero al inicio del ascenso, Sir Lady Claus hace uno más de sus dramas strawberricos para llamar la atención, pues se rehu...se rehu..., se niega a continuar el ascenso hacia la acrópolis de Valle Abavo. Sir Lady Claus ...se ofusca se enfada y se hace y se hace pomada... -Les Luithiers- rehusando tajantemente continuar hacia arriba. Mas los magos verdes no dejarían que el fantasma de las actitudes estúpidas les arruinase el viaje, principalmente conociendo a la señora de las enojacioines, quien siempre ha tenido una concepciópn egocéntrica del universo. La mandan a caminar sola Il Caro Paese, pues incluso Sir Trincardo, que entonces fingía como su esclavo, tiene un atisbo de iluminación en sus pequeño cerbrito y fiel a la condición de caballero lagarto que le caracterizaba, se les unió en el cortejo.

Asciende pues todos juntos excepto Sir Lady Claus, de quien no se vuelve a saber ya más en el resto de los viajes, pues hubo de volverse a la reservación extraterrestre a donde fue desterrada por sus actitudes, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión, pues mientras todo ello acontecía, los recién llegados al mundode Hagedis, se maravillan de la manera en que han solucionado el menudo problema, no dan crédito a lo que ven , pues acostumbrados están a que caprichos de esa índole sean consentidos, en detrimento del bienestar colectivo, pero la democracia de la magia verde no deja que eso suceda, y para cuando el recuento de los hechos se ocupa de nuestros valerosos aventureros, estos ya han llegado casi a la cima, allí precisamente allí, es que ven un letrero donde se puede leer :
SE CURAN TODA CLASE DE TORCEDURAS Y DESCOMPOSTURAS DE HUESOS, DESVIACIONES DE LA COLUMNA atendido por el ) VERTEBRAL Sr. ANTONIO PEREZ MERCADO, El ínclito, el maravilloso, el reparador, el vertebral señor Market of Artesanías, apóstol de los dolidos y especialista en la estructura osea de sus coterraneos, loor eterno a tan singular personaje.

Capítulo II

De cuando la compañía viaja por el lago del Caro Paese, del nuevo Mirrey Lagarto y de la manera en que Manú 'El Rojo' hace evidente la suya estupidez que dentro lleva.

Llegan por fin a la cima de valle de Abavo, al cual contemplan desde su elevada posición e inician el camino de regreso a donde ya sosegada Sir Lady Claus (que no deja de ser strawberica), les espera en aparaente calma. Por ello es que toman la ddecisión de llevarla a un sitio de retiro espiritual para que allí busque la serenidad interior, que es la base del pensamiento objetivo, pero olvidaronse ellos de pequeño pero importante detalle, porque la sabiduría popular, por algo es sabiduría y un refrán reza que 'No hay peor sordo que el que no quiere oir ni peor ciego que el que no quiere ver' tal es la situación de la pequeña dama del Castillo de piedra verde. Pero aun con lo poco que de esperanza por salvarle les queda, la llevan al susodicho lugar, montándose todos en el corcél de Lady Ivonne, conducido por Manú el caudillo de los necios. Quien con bien los depsosita en la casa de retiro donde esperan aliviar la locura de tan visceral personaje. Allí hallan calma y serenidad, pero no la paz, pues como también ya han dicho Les Luthiers 'La Paz está en Bolivia' . No obstante ello, hallan el libro de la vida en la sala del recinto, que a su vez está vacío. Un pequeño felino les hace compañía y deambulan por el sitio, que logró en parte su cometido, pues calmó al menos por unas horas, la iracunda persona de la 'Señora de las enojaciones'.

El destino habría de recompensarles de forma más que generosa en muy poco tiempo.

Con muy común y corriente conducta, lady Ivonne y Manú ofrecen a los caballeros lagarto volverlos a la bella y gran ciudad de Metaforópolis montados en su corcél, lo cual desde un principio parece una verdadera locura, pues una cosa es realizar un pequeño trayecto de unos cuantoas minutos, y otra muy distinta el recorrir con incomodidades los caminos de este mundo, mas por el hecho de ser esta la única ocasión en que habrían de hacerlo, Sir Oz y Sir Ajab acceden a la petición que estos dos personajes hacen. Mas en cuanto quisieron poner en marcha al corcél. este, sabedor de su destino y en franca rebelión a la inconciencia de su estúpido conductor, se niega a ir lugar alguno. Mucho es lo que le buscan y le hacen y nada funciona, le miman y le agreden y nada parece funcionar, el problema principal. Quines saben de las cosas del mundo, que son Sir Ajab y Sir Oz, demuestran amplia ignoracia en cuestiones mecánicas, mientras que los que saben de ello, no son lo que podríamos llamar de los más granado en cuestiones de raciocinio. ya empujaban entre todos el automóvil y nada, ya se le movían bandas y se le checaban engranes y paar maldita la cosa que servían sus intentos, se creían casi condenados a perecer de enanición por la pena que les daba su incapacidad, cuando repentinamente el cielo de aquel lejano atardecer se abrió, por entre las nubes se coló un rayo de luz que fue a dar directamente sobre la persona de Chicaspierre, quien preguntó a Manú 'El rojo' el inepto, ¿Oye, no tiene algún seguro contra robo, una alarma o algo así?. Manú 'El Rojo' llevó la palma de su mano derecha a su cabeza, como intentando castigar a un inexistente cerebro, de no haberle asistido cuando era necesario y así poder lucirse con Lady Ivonne. A este ademán corrobodaor de su ineptitud, le siguió una respuesta afirmativa para la pregunta formulada por Chicaspierre, fue en ese preciso instante cuando Sir Oz confirmó sus sospechas de que ni Ivonne no el corcél eran de Manú, mientras que por su parte el resto de los integrantes abuchearon al que sería el encargado de llevarles con bien a su hogar.

Apretados van hacia donde el destino les espera en una de las varias curvas que desde Valle de Abavo conducen hasta Metaforópolis, pues hasta entonces no se habían percatado de lo pericoloso de la trayectoria sinusoidal de tal camino, rezan a Gogol® que les deje salir vivos de esta y le prometen que jamás utilizarán un automóvil para ir y/o regresar a su amada ciudad muy grande del mundo, salen de ese peligro y ya en el camino grande hacia el hogar, poco despues de Cthulhuca, se detienen en cierto sitio donde hamburguesas expenden y allí festejan prematuramente el salvo retorno a casa. Pues no sabían que no mucho tiempo despues, el haberle estado moviendo al mecanismo de su transporte, sin motivo alguno, traería secuelas trágicas para ellos, pues han de detenerse nuevamente en el camino, para ahora sí, así es realizar reparaciones necesarias para el correcto funcionamiento del mismo y cuando finalmente, luego de muchas penas, cansancios extremos tanto emocional como físicos, llegan a Metaforópolis son depositados por Manú 'El rojo' en la entrada misma de Benebolevofaunia. Parados allí en mitad de la noche metaforopolitana, son el ejemplo vivo de lo que no se debe hacer en un viaje y el motivo por el cual las empresas que de este tipo se emprenden entre los sere humanos comunes y corrientes no presperan. Es día Sir oz y Sir Ajab dieron a sus discípulos la gran lección de porque no es conveniente el uso de una corcél literio en un viaje, salvo que sea este, uno de los trayectos de Semagda Santa. Finaliza quí la relación de lo que les aconteció a los caballeros lagarto y a sus nuevos acompañantes, mientras que Sir Oz tien un nombre más para añadir a su mitológica mochila de los nombres, que sustituyó a la de pierl de rata y que le acompañó desde el trayecto 26 hasta el fin de los tiempos. Archívese y guárdese ejemplo por triplicado en lugar fresco y seco. (Manténgase alejado del alcance de los niños).

Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net