<- O ->

Trigésimo Segundo Viaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 32o.
Ranajuato II "El país de los laberintos empinados"

Mayo, 1991.

Jornada Primera

Capítulo I

Donde se nos cuenta el fabuloso crossover Hagedis-Star Trek, donde se nos narra la forma en que los caballeros lagarto conocieron al señor Spock y de cómo éste se rehusó a votar por el Mirrey Lagarto.

Vasta es en verdad, la parentela de los habitantes del Cotton Club, siendo de entre estos, los más conocidos, la sagrada familia, sin embargo, la parte obscura de la familia es precisamente la que les dá su primer apellido y que se relaciona de forma directa con Don Tutiojaime, en donde existen varios personajes legendarios, entre ellos Obesótl "El hombre obeso". Pero pocos tan extraños (y vaya que el hombre Obeso lo es) como Marco Spock, que iba por única ocasión a un viaje Hagedis, y que fué el encargado de proveer la diversión y las historias principales de ese el segundo viaje de los caballeros lagarto al País de los Laberintos Empinados, y segundo de los viajes de retorno. El lugar atrajo a una gran comitiva, había varios nuevos integrantes,como el mencionado señor Spock y Lady Aidamine que iría por única ocasión con los caballeros lagarto; los había también de entre ellos, quienes ya eran más avezados en esas cuestiones, pero sin llegar a ser de catálogo, como Victorleón y los Apenienses que, de nueva cuenta volvieron a aparecer en el último instante y que se ganaron entonces su bien merecido nombre. En tanto que, los veteranos de catálogo eran : Sir Yorgue, y Sir Lady Claus, pero el caso más sonado fué el de Zolrak, quien en el último instante se decidió a ir y encontró el último pasaje disponible para poder estar en este viaje. Huelga decir, de la ya cotidiana presencia de Sir Yosolito y Sir Ajab, quienes jamás pudieron alcanzar a Sir Oz 'El patriarca de Hagedis', que jamás faltó a un viaje. Doce los apóstoles, doce los meses del año, doce los viajeros de la trigésima visita de los enviados del señor para conocer sus posesiones.

Llegan a Ranajuato en la madrugada del día sábado y han de abordar un corcél literio que los ponga en lugar fresco y seco, para de allí iniciar su andar por aquel país. Se hospedan en el hostal del Insurrecto en donde se lleva a cabo el tradicional sorteo de los cuartos, en el cual el destino les asigan los sitios que, para ellos ha reservado, con la divina anticipación.

Siempre amé con la furia silenciosa de un cocodrilo aletargado...
- Efraín Huerta-

Mucha gente, necesariamente genera demoras en la organización de los viajeros, quienes tardan varias horas en ajuarearse, pues mientras varios deciden bañarse, otros prefieren descansar, en tanto que los mas osados se aventuran a caminar un rato por los alrededores del lugar, y así todos son felices, pues esa es la verdadera aplicación de la filosofía del Yogui Bear : Maestro, cada quien su onda pues esa es la forma en que ha de ser según las sagradas escrituras. Llegado el momento, todos van en busca de sus alimentos, para que el cuerpo pueda resistir y el alma se regocije. Cuando están instalados, Sir Ajab como fiel portador de las boletas de sufragio explica a los nuevos acompañantes cual es el sistema democrático con el que eligirán su próximo Mirrey Lagarto, las obligaciones que tiene, y el derecho al que se hace acreedor, mas no complace a la Vulcana lógica de Marco Spock, el hecho de que hayan de elegir a alguno de los allí presentes para tal efecto, y mucho menos lógico resulta, el hecho de tirarse al suelo y mover las manos y los pies, por lo que en una actitud que envidiaría el mismísimo doctor Mc Coy, Sir Azul, Sir Ajab y Sir Oz intentan explicar al extraterrestre, las causas que mueven a los seres humanos a buscar la diversión y el absurdo, por la diversión y el absurdo mismos, pues para ellos es muy claro que un buen Hagedis se burla de todo, incluso de sí mismo. Pero ello no es suficiente y el Señor Spock se niega rotundamente a ejercer su derecho al voto, argumentado muy respetablemente, que eso no es lógico y que si no es lógico pues él, ¡ni madres! que le entra. ¿Que porqué chingaos va él a hacerlo?, ¿Que porqué se tiene que tirar al suelo si no quiere?, ¿Que porqúe los niños olvidados?, ¿Porqué los viejos olvidados?, ¿Porqué los sueños prohibidos?... ¿Aún queda alguien que tal vez rezará?... y viéndose impotentes a develarle los misterios que para ellos son tan claros, le piden por favor que vote, aunque no tenga ningún candidato, decidiéndose a votar por Nadie, y se abstiene de votar por el Mirrey lagarto. Lady Aidamine no cabe en su estupor, pues a pesar de ser ella igualmente nueva, alcanza a atisbar un poco de la luz de gracia que envuelve a aquellos que solo viven de acuerdo a las reglas del mundo.

Pero como una sola abstención no iba a opacar a la democracia. Sir Azul resulta vencedor en el sufragio y se convierte por ende, en el primer Mirrey Lagarto del viaje, pero el destino ya comenzaba a tejer su telaraña para envolver a su próxima víctima, pues difícil es, que la vida no se preocupe de enseñarnos; principalmente con duras lecciones cuando nuestra estulticia rebasa los límites de lo humano. Mientrs tanto, han de iniciar el recorrido por el país de los laberintos empinados, que les tiene reservadas muy muchas cosas, pues mucho es en verdad lo que hay por ver y oir en dicho lugar.

Capítulo II

Donde los caballeros lagarto honran la ruta de Sir Trincardo y van hacia la Acrópolis de Ranajuato, llevando a sus embajadores de buena voluntad y a un extraterrestre.

Como símbolo inequívoco de la fe Metaforopolitana a todo lo divino, cada vez que algún caballero lagarto va a Ranajuato, ha de subir caminando hasta la Acrópolis de Ranajuato, en conmemoración del esfuerzo realizado por Sir Trincardo en el primer viaje a ese país. En éste peregrinar se hallan, cuando la pequeña Apeniense Mariana, la de los pies ligeros ya se queja del andar y han de llevarla en brazos sus amorosos padres. No es ella la única que se queja, pues también para Sir Lady Claus resulta difícil el ascenso, pero ninguno de ellos cede pues TODOS : Oran para que ese sacrificio sea agradable a Gogol® nuestro señor, haciendo eso en conmemoración suya, pues les acompañan a la acrópolis los embajadores de otra acrópolis: la de Apenas, que se halla en Metaforópolis la ciudad muy grande del universo. Cuando finalmente logran encumbrar, tienen una justa recompensa a su esfuerzo, pues la vista es perfecta y saben de cierto que será lo siguiente. Bajar al País de los Laberintos Empinados y resconocerlo de persona; por lo que al llegar a la parte inferior entran al museo iconográfico del ¡Quehijote! donde Zolrak adquiere el último ejemplar de cierto poster que se perdió en la negrura del olvido. De igual forma, van a hacer la visita obligada para cada viajero que se aventura a esas tierras de perpetuidad, van contra las momias de Ranajuato, mitológicos seres que luchan contra el santos. Allí la pequeña Mariana 'La de los pies ligeros' tiene por primera vez su acercamiento a las momias, pero en condiciones más gratas que las encontradas por los jóvenes de años atrás, tal como sucediera con Zolrak, Sir Ajab y Sir Lady Claus la primera vez que fuesen a este stio, once años atrás, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión, pues la actual vuelve con nuestrso valerosos caballeros, en el regreso del museo, y han de ir en busca de un sitio para comer. Inmediatamente después, continuan su recorrido por el País de los Laberintos Empinados y llegan a la plazuela de San Enroque, en donde se iniciaron las representaciones teatrales que darían ocasión para que se llevasen a cabo anualmente en este país los festivales internacionales Cervantillos, y que en estos nuestros días, han degenerados en públicas Jarraviernalias, en estas cavilaciones se hallaban cuando a Sir Azul se le ocurrió gritar ¡¡Lagartos Muertos!!, ante tal grito quedan todos de espaldas al suelo, incluso el señor Spock, quien consideraba que eso era ilógico, al ver esto, casi todos quedan sorprendidos, no así los tres principales magos de Hagedis, que saben que la magia verde suele obrar ese tipo de prodigios, pues ésta es como el mundo mismo, que todos los días nos asombra ...¿A donde va la sorpresa, casi cotidiana del atardecer?... ya para entonces la tarde los sorprende, y con ella las inclinaciones ideológicas de la comitiva comienzan a buscar la manera de agregarse a un contingente nocturno que los lleva por las calles de Ranajuato, escuchando a los músicos que dedican su vida a ello.En vísperas de tal ocasión, los interesados se vuelven al hotel para disponer sus ropas y sus cuerpos para la ocasión, pero varios de los integrantes se hallan ya tan exhaustos que no acuden a la callejoneada en cuestión, los más osados de entre ellos salen a Ranajuato a cumplir con una bonita tradición para cualquier viajero.

Capítulo III

Donde sabemos cómo es, que los valientes que fueron a la callejoneada vieron ser Beam Upeado al señor Spock, y también pudieron admirarse con las niñas Montemisreynas que por allí andaban.

Solo unos cuantos son los elegidos para ir a la callejoneada, de entre ellos, el más valeroso es Sir Oz, pues el noble Sir Ajab hubo de quedarse a caminar por otro lado y a dormir temprano pues habría de realizar su tradicional caminata matutina, pero mientras ese tiempo se llegaba, los otros valientes que acompañan al mago camaleón son : Zolrak, Sir Yosolito, Sir Yorgue, Victorleón y el mismísimo Marco Spock en persona, a quien continuaba haciendosele ilógico el asunto del Mirrey Lagarto pero había cumplido con su obligación, que ello le valga para un público reconocimiento, el cual iba a necesitar entre el gentío que se daba cita en el lugar para cumplir con la tradición, porque si alguien necesitaba ser resconocidode persona entre el público, era el señor Spock, quien a la voz de "Beam me up Scottie" se les dasapareció a los caballeros lagarto, pero no fue él el único, pues también Zolrak habría de extraviarseles, en el preciso instante en que vieron aparecer a unas cuantas niñas, provenientes de Montemirrey, un sitio jamás explorado oficialmente por los enviados de Gogol® nuestro señor. Las muchachas despertaron en nuestros heroes el bacilo de Jario, principalmente al Sir Yosolito, que haciendo gala de sus recursos gastados se les acerca para conocerles, es allí donde la jauría se deja venir sobre las pobres mujeres, y es precisamente en éste instante cuando vuelven a ver a Zolrak, que se les había olvidado en medio de la trifulca. Con ellas caminan buena parte del recorrido y para cuando ya todos estaban más que contentos por haber logrado unas cuantas frases amables de parte de ellas, ven una luz porveniente de un extraño artefacto volador. Se trata ni mas ni menos que, del S.S. Enterprise que beam downea al Señor Spock, con quien vuelven felices y contentos al hotel y duermen con una sonrisa dibujada en el rostro.

Jornada Segunda

Capítulo I

Del final del viaje en donde conocen el Teatro del Abuelito de Polo, la Albóndiga de Granadina y otras curiosidades típicas del país. De la forma en que a pesar de su negativa a la lógica del viaje, el señor Spock se convierte en el Mirrey Lagarto de ese día.

Por enésima ocasión llega el amanecer del segundo día en un viaje Hagedis y junto con él, el ánimo de Sir Ajab para emprender la típica caminata matutina que en esta ocasión, a falta de sus más nobles allegados, Sir Pax y Sir Baruc, ha de andar solo, por un rato. Sale con rumbo a la mina del Rayas que es llamada así en conmemoración de Sir Azul, que suele ser muy rayado. Camina cerca de hora y media y considera pertinente volver a su hotel, en donde ya le esperaba su comitiva para la caminata, integrada por Zolrak, el señor Spock y Victorleón, a quienes no tuvo corazón para decirles que él ya había andado Ranajuato. Visitan varias plazuelas y recorren muy muchas subterráneas calles, en una de las cuales descubren una casa habitación en la que SE PROIVE ORINARCE y SE PROIVE SENTARCE en las escaleras, asunto que Victorleón desobedece, pues ya tenía cierta urgencia y no puede aguardar a llegar hasta su hotel, en donde ya les esperaban para ir a desayunar y hacer la segunda elección de Mirrey Lagarto.

Ya instalados con sus alimentos en la mesa, salen de nueva cuenta los sufragios para la elección del Mirrey Lagarto, con un voto para Sir Ajab,Sir Lady Claus y Sir Yorgue, seguidos por dos votos para Mariana y Zolrak, una nueva abtención del señor Spock y tres votos para él mismo, por lo que se convierte así, muy a su pesar, muy en contra de su voluntad, en el MIRREY LAGARTO del segundo día de viaje, y todos fueron felices pues la lección que la vida le tenía reservada, le había llegado al Vulcano; y nada podía hacer para evitar que la ley de la vida lo ajusticiare, esa misma ley de la vida, que rige los destinos de Hagedis y todo cuanto hay a su alrededor. Un acto más de justicia divina, se había llevado a cabo en una aventura de tan mencionados personajes y por ello habrían de aprender también una lección de fluidez, pues uno no pueden luchar contra lo inmutable.

Luego de éste episodio, poco resta por decir, pues los caballeros lagarto se limitaron a conocer un par de los edificios más importantes del país de los laberintos empinados, el Teatro del Abuelito de Polo, en donde Gustavo 'El Apeniense' se quedó dormidamente completo, mientras que la pequeña Mariana 'La de los pies ligeros' intentaba despertarle para que los captadores de imágenes de los caballeros lagarto no le recordasen así por siempre, pero su intento llegó demasiado tarde, pues eso ya había ocurrido y nada se podía hacer por evitarlo, pero como ya estaba levantado, fueron todos juntos a la Albóndiga de Granadina a ver las cosas que allí exhiben, pero nada digno de contarse aconteció en aquella ocasión y hubieron de volver a su hotel, a por sus cosas, para continuar el andar por Ranajuato unas cuantas horas más, antes de dar fin al viaje trigésimo segundo y esperar una luna llena más para volver a salir de Metaforópolis, para ira un sitio semi-desconocido como lo manda la ley del Dios Metaforopolitano de la noche, pues ya en el viaje a diecisete habían pasado por Mantelázcuaro.

Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net