<- O ->

TrigésimoViaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 30o.
Continente de Acála Fiesta

Marzo, 1991.

Jornada Primera

Capítulo I

Donde se nos narra la forma en la que los muy nobles enviados del señor llegan al nuevo continente, juegan golfito por muy mucho tiempo, se hacen de su corcéll literio y descubren inmediatamente la maravilla del lugar.

"La espléndida variedad de frutas y verduras así como los llamativos colores de las indumentarias de los asistentes, son una verdadera fiesta para la vista"
- Guía turística Michelin- MEXICO.

Así presagiaba la Guía Verdi el verdadero nombre que debía de llevar el nuevo continente. Cuando en el santiamén del oriente halláronse a la hermosa Sir Lady Navy, quien a punto estaba de partir a su casa, mas el destino se ha encargado ya de separar sus caminos para siempre y solo él sabe si alguna vez los volverá a unir. Dejando atrás Metaforópolis, van más allá, dejan atrás los Emirtacos Árabes, Pelucrania, en donde el camino es realmente desastrozo, hasta que luego de cruzar todo todo su largo, han llegado al continente de Acala Fiesta, el primer punto de su sagrada misión es Fiestuxtla 'El país de las pichanchas'. Apenas han llegado, se hacen de sus boletos de vuelta, pues cuando retornen de los confines del mundo conocido, les será muy dificil adquirirlos pues en semagda santa es gesta poco más que imposible hallar pasaje en los últimos días. Ahora han de buscarse un sitio donde hospedarse y descansarse luego de dieciseis horas de agotadora travesía. Se instalan en su hotel y van en busca de un sitio donde desayunar, cuando finalmente lo hacen, le explican al nuevo acompañante de los caballeros lagarto Vic Tormento, como es que se hace la elección del Mirrey Lagarto y para qué, a lo cual contesta 'Están bien lurias' y es por ello y por el hecho de no querer ser él el primer elegido, que se le otorga tal distinción, pero la prensa inmediatamente, juiciosa y amarillista; como suele ser, publica que '...ya no habrá mas presencias Mirreinales', refiriéndose sibilicamante a la participación de Vic Tormento, pues aunque todos los asistentes al trigésimo viaje, fueron nombrados Mirreyes, a éste personaje no se le volvió a condecorar como tal en toda la historia de los viajes, pues como todos los gusanos de Worrina, jamás volvió a tener presencia entre Hagedis, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión.

Ahora la historia se regresa con los valerosos caballeros lagarto, que deambularon por las calles del 'País de las Pichanchas', allí conocen el jardín botánico,pero no ven allí a la tan conspicua estatua. Ya caída la noche en Fiestuxtla, se topan con una especie de parque de diversiones, donde se maravillan, pues hay un campo de golfito, en el cual pueden jugar una ronda completa de 18 agujeros, por la ínfima cantidad de 1,500 bilimbiques así que están allí por mucho tiempo, pues realizan varias partidas del tan nacional deporte, en donde Sir Oz se dedicó principalmente a mover la pelota de Vic Tormento cuantas veces le fue posible, e incluso lo hizo en las veces que le fue imposible. Pero como todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, el juego había llegado a su fin y ellos hubieron de volverse a su hotel, luego de decidir que habrían de levantarse muy temprano para dirigirse a su próximo destino.

Jornada Segunda

Capítulo I

De la manera en la cual los esforzados caballeros Hagedis conocen Chiaparty de Corzo, así como también saben que, ese ha de ser llamado el continente de Acála Fiesta y de cómo resuelven su dilema de transporte.

Ya han dormido lo suficiente, ya se han levantado, ya han esperado a que Sir Azul termine de bañarse, ya todo está listo para partir hacia el segundo punto del Fiesta Tour '91, el sitio en cuestión: Chiaparty de Corzo, 'El país del Tepones del Cañon del Sumidero', la consigna: recorrerlo por agua hasta sus últimas consecuencias. Así que con dicha consigna y el sagrado deber de resconocer de persona todas las posesiones compradas por Gogol® nuestro señor, se lanzan a tan grande aventura y así, montados en un corcél literio arrivan a dicho país con la responsabilidad a cuestas y gran alegría en sus corazones. Directamente van hasta el embarcadero, donde ya varios transportistas locales se disputan el honor de llevar a tan magna comitiva, mas hay una pequeña restricción para sus personas, ya que en un solo bajel, han de ir 11 personas, ellos son tan solo cinco y el resto debe ser llenado con individuos de diferente especie y diferente orden, aunque del mismo reino, el animal. Así que cuatro tipejos osan acompañar a los nobles caballeros lagarto, entre los cuales se distinguen sin duda Sir Oz y Sir Ajab, que observan como tan ignorantes seres disputan los sitios de honor, reservados a los enviados del señor, por ello, y no por otro motivo, es que la discusión ha de cesar gracias a la intervención de la diosa fortuna. El más licenciado de los cuatro individuos reta a Sir Azul a un duelo de monedas. Sir Yosolito acepta y propone que, los sitios de honor, los lugares de adelante; sean ocupados por aquel que gane dos de los tres lanzamientos de la moneda, pero el hombre no acepta y en diciendo : "A ver güey, tú y yo... nomás, tú y yo" dirigéndose a Sir Azul, lo arriesga todo a un solo golpe del destino, y éste que es chungo cruel y canalla, no le favorece. Gana Sir Azul el volado, los caballeros Hagedis ocupan el sitio de honor y los acompañantes del licenciado le reprenden con fieros golpes en la cabeza por su polifacética incapacidad, de esta forma, viajan por sobre las aguas del río, ven las famosas formaciones pétreas de las paredes del Tepones de Cañón del Sumidero, algunas de las cuales alcanzan cerca de un kilómetro de altura.

Llegan a la cortina principal de la presa, debajo de la cual descansan las edificaciones de un pueblo entero, el pueblo de Prestaxcén. Cuenta la leyenda, que luego de construida la presa, se realizó la evacuación de los habitantes al grito ¡Ahí va el agua!, voz nativa de advertencia muy respetada en todos los rincones de los países y continentes del Metacountry. Todo esto y mucho mas, les fue referido por su navegante-guía, quien igualmente les ilustró sobre otros datos interesantes antes de volverlos a tierra firme, donde se dedicaron a recorrer Chiaparty de Corzo, allí comieron y eligieron al siguiente Mirrey, que habría de ser Sir Oz, pues se destacó de manera relevante la noche anterior en el golfito. Caminan muy mucho tiempo, y Sir Azul continúa insistiendo en que su próximo destino es Casas Grandes, sitio que está a unos 6,000 kilómetros de Chiaparty de Corzo, en donde hallan una placa de agradecimiento al pueblo de Acala, descubriendo así, que nombre habría de llevar el continente, luego de los tips recibidos de la guía verdi, quedando bautizado como el "Continente de Acála Fiesta". Así que a pesar de la insistencia de Sir Azul, de encaminarse hacia el norte, en una absurda expedición, deciden no hacer caso a su necedad y se vuelven a Fiestuxtla, donde van al santiamén a averiguar a que hora han de partir de ese sitio. Se apersonan en el santiamén del lugar, donde son informados de que el primer vuelo es a las 7:30 horas, en las líneas Cristoforo Colombo. Horario que resulta sacrílego e insultante para Sir Yosolito, quien indignado urde un nuevo plan para los caballeros lagarto. Haciendo memoria del viaje a Numérida, porpone se explore la posibilidad de alquilar un corcél literio que les sirva de transporte durante una semana. Así lo hacen, y todos juntos van donde una amable mujer les proporciona el transporte que será conducido por Sir Azul, pagado con la tarjeta de Sir Ajab y respaldado por la licencia de manejo de Sir Oz. Así pues, pernoctan nuevamente en Fiestuxtla, cenan por segunda ocasión en las Pichanchas y se duermen para estar temprano en el camino hacia el siguiente punto en el itinerario.

Jornada Tercera

Capítulo I

Finalmente, el nombre del lugar al que llegan toma forma definitiva, según las lingüística de Sir Yosolito, se hospedan en un horrendo hostal del cuyo nombre no han de olvidarse.

El nombre original del lugar, la compañías de corceles literios que iba a llevarlos y el incoherente destino al cual quería conducirles Sir Azul, les descubren el verdadero nombre de su nuevo destino : San Cristobal Colón de las Casas Grandes , al cual llegan luego de no pocos problemas, el principal de todos ellos, la nefasta señalización de la carretera, otro ingrediente adicional, es el complejo camino que serpea desde el plano país de las pichanchas hasta "El país de los uniformes rosas", varias horas de viaje les han acarreado cierta omnibulación de los sentidos, por lo que no tienen mucho cuidado al elegir el sitio donde han de pernoctar, el así llamado: Hotel de Mónica, que cuenta con un estacionamiento para clientes y Hot-Cakes a una cuadra del inmueble. Allí lleva Sir Azul el corcél a guardar, mientras el resto de la compañía se registra y deja sus arreos de viaje. Se dan una mala ducha, pues la regadera envía el agua hacia lapared. Prosiguen sus andanzas. Inmediatamente parten con destino a la frontera sur, luego de varias horas de viaje, finalmente llegan a las plácidas aguas de las Lagunas de Pontebello, en donde inmediatamente unas pequeñas habitantes del lugar ofrecen en venta, moras, a los caballeros lagarto que descienden de su montura, Sir Ajab y Sir Azul se abastecen con unas cuantas -moras- para ir comiendo por el camino. Placentera estancia les deparaba tal sitio, y a petición del noble Sir Azul, toman a sus servicio, una pequeña lancha en la cual comenzarían su recorrido por la laguna.

Capítulo II

Los caballeros lagarto descubren que los viajes al sur son mejores, lo cual le es referido a Worrina, quien en su inconciencia no logra captar la magnificencia de tal hallazgo.

Basicamente terrestres y nada diestros en los asuntos referentes al desplazamiento acuático, se lanzan al proceloso mar interior del continete de confianza, donde les es difícil lograr el ritmo necesario para poderse desplazar con habilidad sobre las aguas, mas no se arredran ante la adversidad, mientras que unos reman denodadamente, otros observan la belleza del paisaje que los rodea, así pues, se crean turnos para hacer el avance por la laguna. Cuando Sir Yosolito y Worrina hacen pareja, comienzan a ser arrastrados hacia el centro de la laguna por un portentoso remolino, mientras más fuerte reman, con mayor intensidad el remolino los arrastra hacia su vórtice, a punto están de perecer tan heroicos personajes, cuando Sir Oz se percata de lo que acontece. Worrina rema siempre en dirección contraria a la de Sir Azul, creando ella misma el fenómeno que a punto está de matarlos, Sir Oz se lo hace saber, por lo que al dejar ella de entorpecer las labores de Sir Azul, son salvados del mortal peligro que los amenazaba. Worrina toma acción inmediata y envía a su lacayo a realizar su trabajo. Vic Tormento toma de inmediato el mando, y junto con Sir Azul un rato y otro con Sir Oz, se acercan a una pantanosa orilla, salen con bien de ese sitio. Finalmente se unen las fuerzas de Sir Ajab y Sir Yosolito para navegar con bien hacia el puerto que les viera partir una hora antes. Con el alma enchida de gozo por la belleza del entorno y de los sucesos acaecidos hasta entonces, sentimientos de gozosa nostalgia invaden a los tres nobles de la casa Hagedis, pues rememoran su andar por las continentales tierras de Confianza, y dándole voz a las palabras del mundo afirman para sí, que 'Los viajes al sur son mejores'. La magia del iluminante momento fue rota por Worrina, quien en un acto de total desprendimiento del intelecto, señaló hacia la orilla y preguntó :'¿Qué? ¿Para allá está el sur?'.

Luego de tan penoso incidente, van a la laguna central, la laguna de Pontebello, muy cerca ya de la frontera sur del Metacountry, ya casi esquina con Guatepeor. Allí capturan para siempre el momento en que su fiel corcél literio los llevó hasta el confín de los límites que los seres humanos han establecido políticamente, pero que para las almas libres deberían de desaparecer, para hermanarse en una sola conciencia, la de ser una sola raza LA RAZA COSMICA, pero ese sueño guajiro está lejos aún de lograrse, para ello es que la magia verde creó a sus magos, para que estos, junto con otros seres de espíritus incluso más elevados, llevaren el mensaje de esperanza. Se puede vivir conforme a las reglas del mundo, loor eterno a estos hombres de graciosa figura y altivo porte. Prosigen la marcha y ahora han de ir a unas cuevas conocidas tan solo por los oriundos del lugar, es allí donde Sir Azul haciendo de las suyas escala el Mc Kinley de Portobello y en su peculiar estilo de yosolito conquista su cima, en tanto que Sir Oz cruza de un solo y ágil salto el río, para poder estar a la entrada de tan asombroso sitio. Sir Oz al aventurarse a escudriñar dicha oquedad da con su testuz en la sólida roca y se rompe la región pariental, - cierta pariente progenitora suya- por lo que de urgencia se vuelven a donde su corcél les aguarda pacientemente, la decisón ahora, es volar hacia los mitológicos sitios arqueológicos de Yaxchilán y Bonampak, pero el poco tiempo de que disponen Vic Tormento y Worrina les impide proseguir con el plan trazado por Sir Ajab 'El señor de las rutas'.Con la tarde a sus espaldas, tornan a San Cristobal Colón de las Casas Grandes, aquel día en que se quedaron sin Mirrey Lagarto.

Pero el destino chungo cruel y canalla les tenía reservada una última sorpresa para ese día, desmontan de su cabalgadura, caminan un rato por San Cristobal Colón de las Casas Grandes y descubren la cruel realidad cuando se disponen a dormir, pues son víctimas de varios horripilante sucesos. Pues ignorantes de las características generales de su hospedaje, por el hecho de haber permanecido fuera durante todo el día. Primeramente, descubren con desagrado, que las camas que les han sido asignadas, además de obstruir el paso, son del todo incómodas, pero ello no iba a detener a estos aguerridos combatientes, acostumbrados a resistir condiciones adversas. En segunda instancia, descubren que una horda de basquetbilistas salvajes, provenientes de todos los rincones del Metacountry se han dado cita en el hotel, y arman una magna Jarraviernalia , pero eso, para sus cansados cuerpos era pecata minuta. Un agravante mas, fue el hecho que al querer ducharse recordaron que el chorro del agua daba directamente contra la pared opuesta, sin que ellos pudiesen hacer otra cosa que bañarse con el rebote del agua, pero lo que definitivamente ya no pudieron soportar, fue el inodoro, que estaba tapado...Así que tan pronto amaneciese, saldrían huyendo de tal sitio.

Jornada Cuarta

Capítulo I

Éxodo del antiguo hospedaje, junto con la historia de Galopea de las Estrellas.

Al despuntar el alba y luego de, que como pueden, se asean. Inicia el éxodo-huida del único hostal del cual hubieron de salir huyendo, por culpa del peor servicio jamás recibido. Con gran placer desalojan ese lugar y se van con sus cosas hacia un sitio mejor, una tierra de nuevas y mejores oportunidades los aguarda a unas cuantas calles de donde estaban, y a pesar de no contar con un estacionamiento tan SUI GENERIS como el anterior, hayan un buen lugar para alojarse en su segundo día en San Cristóbal Colón de las Casas Grandes, un hermoso sitio con Parraquitos y una cama para cada uno de sus integrantes, es el paraíso perdido de los hoteles, es allí, precisamente allí, donde renovadas fuerzas y esperanzas invaden a los caballeros lagarto y a sus dos despistados acompañantes. Con este gran acontecimiento y el alma loca de contenta se hacen a las calles del 'País de los uniformes rosas' para nombrar a quien habrá de regir sus destinos durante el día. ¿El ganador?, ni más ni menos que Sir Azul, quien por sus méritos en campaña se hace acreedor al título, pero antes ha de desempatar con Sir Oz pues ambos obtienen par de sufragios para cada uno, pero en segundos comisios, aventaja abrumadoramente por cuatro votos, contra uno para Sir Oz, lo que terminaba con un largo mirreinado de dos días.

Ya con Sir Azul electo, van hacia el parque nacional de San Cristóbal Colón de las Casas Grandes donde nuevamente ven gran maravilla, lo primero que descubren al llegar a tal sitio, es un gran tótem en honor de Inercia la diosa de la gravedad, en el cual se le adora con lanzamientos humanos desde su parte mas alta, pero que para los actuales arqueólogos, no es mas que una gran tobogán de cemento con cuatro carriles. Asi que fieles a las costumbres de los lugareños, se arrojan unas cuantas veces como señal de llegada y buena voluntad entre los pueblos, para luego prosegir hacia la gruta de San Cristobal Colón, descendiendo hacia el interior de la madre tierra, andan por un buentrecho y llegan hasta el salón dorado, siendo los únicos que deambulan a esas horas por el lugar.

Salen de la gruta y se internan un poco más en el bosque de coníferas, lo cual se descubre ingeniosamente insinuado por la constante presencia de pinos y porque hayan en el suelo muy muchas 'piñas' de estos árboles, allí, un hombre ofrece en renta equinos, para pasear por el sitio. Ni tardo ni perezoso, Sir Azul se hace de un transporte mas propicio para su papel de nuevo dignatario de los caballeros lagarto, y cual centauro, monta en su brioso corcél. Lo cual causa la envidia de Worrina, quien llena de furia se balancea tratando de derrocarlo, pero Sir Azul está de jefe.

...¿Porqué esta de jefe?... porque va a caballo,
¿porqué va a caballo?... porque no se baja,
¿porqué no se baja?... porque vale mucho,
¿y cómo lo sabe?... porque está muy claro,
¿porqué está tan claro?... porque va de jefe.
Eso mismo fue, lo que yo le pregunté ¿Porqué está de jefe?...

- Círculos Viciosos, Joaquín Sabina-

Y así como el está de jefe, a pesar de los intentos de Worrina de hacerlo bajar de su montura él no se deja y se la lleva bien prendida de la camisa, pues la más pequeña de los habitantes del Cotton Club va aterradamente prendida de la prenda de Sir Azul. Luego de unos cuantos minutos decide olvidar la rebelión y mejor quedarse con Vic Tormento, a quien le pide le explique por emelandésima vez, la forma en que se ha de usar una cámara reflex. Cuando ven esto, Sir Oz y Sir Ajab se alejan prontamente pues saben que, hacer comprender a Worrina fundamentos técnicos, no es moco e' pavo, y está mas feo que mear contra el viento. Así que, si han de hacer algo en contra del viento, es mejor que sea arrojar las 'piñas' de los árboles, mientras que a Sir Azul se le sigue viendo de jefe.

Acorde a su papel de dignatario, Sir Azul se aleja un poco en su caballo, no sin antes hacer de las suyas y crear allí mismo la leyenda de la Galopea de las estrellas

"Acercóse pues Sir Yosolito a sus compañeros diciéndoles : 'Tomad e inmortalizad mi gallardo y galante trote con mi captador de imágenes, para que posteriormente pueda mostrarlo a mi amada en turno y usarlo como uno más de mis recursos gastados'. Así lo hicieron, además de que, Sir Ajab, por precaución, haría una segunda toma 'de respaldo' pues es bien sabido que Sir Azul gusta de este tipo de artilugios, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión. Pues ahora le ven alejarse a prudente distancia para iniciar su valiente aventura. Ya se le ve venir y cuando su corcél va ya a trote rápido, Sir Azul le conmina a correr más rápido, le pide que vaya a galope y a la Gogólica® voz de Galopea ... Galopea se acerca a gran velocidad hacia donde Sir Oz y Sir Ajab están en el suelo doblados de la risa por la absurda escena de Sir Azul, quien bautizó así a su caballo como 'La Galopea de las estrellas'."

Luego de tan hilarante suceso, se vuelven a donde el monolito a la diosa Inercia, en donde nuevamente Sir Azul hace de las suyas, lanzándose varias veces sentado, hasta que decide hacer algo más osado; lanzarse de pie. Así lo hace, y ya cerca del final se le frunce el cu...erpo y cae de nalgas en la plataforma. Sir Ajab ve el panorama deslizándose en el carril adjunto, mientras que Sir Oz va por su enésimo salto al igual que Sir Azul, mientras que con Jobiana paciencia Vic Tormento continúa tratando de explicar; inutilmente, a Worrina, qué arillo ha de dar vuelta para captar mas luz, y porqué y para qué, sirve eso de la luz en el captador. Así pasaron muchas, muchas horas y ellos hubieron de volverse al abigarrado San Cristóbal Colón de las Casas Grandes, después de haber tenido un muy buen día de campo.

Capítulo II

Vuelta a San Cristobal Colón de las Casas Grandes, en donde visitan las iglesias de los amarillos y de los rojos y de como se hallan con una representación pétrea del mitológico Pájaro Mea Garras.

Apenas pasado el mediodía se devuelvan al "País de los uniformes rosas", donde ven la multiplicidad de colores y en el templo de Santo Moningo se detienen a replantear su estrategia de viaje, pues ya han de ir a las zonas arqueológicas enclavadas en la selva. Luego de reajustar su plan de vuelo deciden que conocerán el país en la sagrada ruta que lleva de un extremo a otro, esto es. Ir de la iglesia de los rojos, en la cima del cerro poniente, a la iglesia de los amarillos, en el sector oriente de la ciudad. Así pues, caminan al cuartél general de los rojos, que era el que les quedaba más cercano. Suben la empinada cuesta que lleva hasta la cima y descienden para tomar camino hacia donde los amarillos. En su periplo ven cosas muy bonitas y de muchos colores, y por si no lo considerasen así, los vendedores del lugar se los recuerdan, pues todos ellos al acercarse expender sus mercancías dicen "Está bonito, está bonito", y en verdad lo está, pero como ellos no llevan en sus alforjas más de lo que la fundación Gogol® les proporciona, de las 'donaciones voluntarias' que recibe su fundador, ellos no compran; aunque estén bonitos.

Cuando al fin arrivan a la iglesia de los amarillos, el sol poniente baña al singular país Acalafiestense, y allí a donde el rayo del sol desciende, se dirigen los caballeros lagarto pues es la señal divina de que algo importante ha de ocurrir. Van en busca del sitio marcado por los rayos del padre sol, con tan buena ventura, que en el dintel de la puerta de una iglesia, ven una representación en cantera de la mitológica ave que orina en las fuertes uñas de los animales, "El Pájaro Mea Garras", y con la satisfacción del sol Trincardiano, éste se sienta a verles llegar a sus aposentos y descansar para la marcha al día siguiente.

Jornada Quinta

Capítulo I

Donde se nos cuenta la forma en que los caballeros descubren como el dinero da vueltas. y de como es que llegan a Pakalenque.

Salen muy temprano hacia su nuevo destino: Pakalenque. El reino del Pakal 'El rey astronauta'.Pero antes de ello, han de desayunarse por el camino y elegir Mirrey Lagarto, y antes de lo que se esperaban, la historia se repite. Pero es ahora Sir Ajab, quien empata con Sir Oz a dos votos y el desempate nuevamente le es favorable al contrincante de Sir Oz, por cuatro sufragios a uno. Así pues, es ahora el noble 'Archimago de la Esquina' quien ha de regir los destinos de sus compañeros, en las tierras que antiguamente fueran ocupadas por los ancestros de sus padres. Pero antes de que eso suceda, han de pagar la cuenta, y es esa la primera obligación de Sir Ajab, cuando terminan. A éste le sobran quinientos bilimbiques, con los que paga una deuda contraída con Sir Oz, quien se halla a su diestra, asimismo, éste paga una adeudo por el mismo monto a Vic Tormento, quien también estaba sentado a su diestra, para que en ese momento Worrina se acordáse que éste último, le debía una cantidad igual, deuda contraída cierto día del cual ella ya no podría acordarse. En el orden acostumbrado, Sir Azul le cobra a Worrina los insignes quinientos bilimbiques que han ido haciendo las delicias del público asistente al trigésimo viaje, para que finalmente Sir Ajab cierre el círculo mágico, recibiendo de Sir Azul el pago de su adeudo para con él. Descubriendo así, cómo es, que el dinero, vil metal, solamente da vueltas.

Parten sin dolor del tan histórico sitio y unos cuantos kilómetros adelante de este sitio se hallan con un tránsito muy lento y muy especial, trescientas cabezas de ganado surcan la carretera, pastoreadas por un camión de carga, lo que asombra a los caballeros lagarto, que no dejan de sorprenderse de lo surrealista que es esta hermosa parte del mundo en la que les tocó nacer.

Poco a poco, la distancia se va haciendo menos...(José Alfredo Jiménez)

Y finalmente cerca del atardecer llegan a Pakalenque City, pero como no es hora de ir a rendir sus mas caros respetos al regente de la ciudad sagrada, solamente se hospedan en céntrica edificación, comen, caminan un rato el sitio y pronto han de irse a descansar, para salir el día siguiente muy temprano hacia su sagrada misión.

Jornada Sexta

Capítulo I

De cuando vuelven los caballeros lagarto a saber del poderío de los antiguos hombres del continente de Confianza y del cómo vivieron el que se conoce como el día de los sombreros.

Muy temprano en la mañana, se apersonan en la entrada de la ciudad sagrada del continente de Acala Fiesta, y con la esperanza Paxiana de que zona llama zona, se ajuarean los tres principales caballeros lagarto para tan importante evento. Y guapos como son ellos, se compran sus sombreritos de paja, les amarran sus paliacates de poder, arriba del ala. Así van ellos tres, siempre tres, hacia la cima del templo principal, pues a pesar de que Worrina y Vic Tormento llegaron junto con ellos, estos estaban poco menos que exhaustos, luego descienden hacia el inframundo y ven la tumba del rey Pakal 'El rey astronauta', pues mucha gente aún no cree que los antiguos habitantes de los hermanos continentes de Confianza y Acala Fiesta hayan sido tan hábiles, que sus magníficas edificaciones, se las atribuyen a los extraterrestres, pero estos por obvias razones no descienden en este planeta mundo ...'Beam me up Scottie, there is no intelligent life in this planet'... Cuando llegan al observatorio, Sir Ajab hace uso de su derecho como Mirrey Lagarto, gritando ¡¡¡Lagartos Muertos!!! en la explanada que en esos instantes estaba reservada para ellos solos.

Cuando parten del lugar, deambulan en solitario por el sitio y después, la magia verde los une nuevamente. Para conmemorar el evento, sacan la serie de edición especial y limitada, del 'Día de los sombreros' de los cuales, el único que sobrevive hasta nuestros días es el de Sir Oz. En la magia del sitio, los caballeros lagarto se rehacen de las fuerzas necesarias para continuar su viaje mágico y misterioso por el continente de Acala Fiesta. No sin antes agradecer al sitio por los favores recibidos, pidiendole, les deje ver mas maravillas, y si se puede... zonas.

El siguiente punto son las cascadas de Aqua Azzurri, hacia allá dirige Sir Azul a su corcél literio, pero antes han de desayunarse y elegir, tanto Mirrey Lagarto, como próximo sitio, en este segundo caso, es Eh! Loro el elegido como su próximo destino (del cual desconocían por completo sus consecuencias), en tanto que, es Worrina la nueva Mirreina Lagarto, finalizando así, con todos los integrantes como Mirreyes. En el desayuno Sir Oz ve con singular agrado, que las peticiones que hicieran a los poderes que rigen el continente habían surtido su efecto reparador, pues reparó en la presencia de ciertas mujeres extranjeras que le atrajeron poderosamente la atención, principalmente la mujer que de entre ellas tres contaba con el paliacate blanco, se arma de valor y de un captador de imágenes e hidalgamente obtiene para siempre el recuerdo de sus rostros.

La vida sigue y su viaje también, cuando repentinamente, ven las señales para desviarse hacia Misol-Ha, a donde deciden lanzarse para averiguar de qué se trata. Cuando llegan al sito, saben de cierto, de qué es de lo que se trata. Efectivamente, tal como lo presagiaban las señales, era una cascada, pero no imaginaban que de tan elevadas proporciones, pero lo que tampoco esperaban, era que sus plegarias seguirían siendo escuchadas por lo dioses, y ven un par de zonas que entran a nadar en la transparentes aguas del sitio, mientras que el espíritu aventurero de Sir Ajab, lo hace rodear la poza y llegar a la parte posterior de la cascada, en donde descubre, junto con Sir Oz, 'La cueva de los piratas', mientras que Sir Azul, luego de encuerarse, se mete a nadar bajo el arcoiris. Pero el tiempo se acaba, pues su objetivo principal está aún lejos, por lo que nuevamente se montan en su corcél literio y continúan el andar por tierras Acalafiestenses.

Capítulo II

De la muy mucha gente que vieron los caballeros lagarto cuando por fin llegan a las cascadas de Aqua Azzurri. Y de cómo eran, ya de todos conocidas, las costumbres culinarias de los caballeros lagarto.

Un poco después de que el sol cruzare su cenit ese día, los caballeros hagedis llegaron a su destino final... las cascadas Azzurri, que les mostraron su esplendor y magnificencia, pues en esa época del año las tonalidades turquesa del agua representan el principal atractivo del lugar, lo que hace que otros atractivos de índole mas mundana se den cita. Pero para que ello suceda, debe darse un fuerte proceso de selección natural, de esta forma es como el mundo expresa su sabiduría de milenios. Es ya el viernes de la Semagda Santa y la entrada está llenamente completa. ¡Ay de aquellos nobles caballeros!, pues enfrentar multitudes en ocasiones es más extenuante que luchar contra natura. Al ver tanta gente en la poza principal, osadamente van río arriba los caballeros lagarto para liberarse un poco del bullicio de las multitudes inconcientes.

Es gracias a esa misma inconciencia, que los caballeros lagarto no han de andar mucho camino cuando ya el grueso de la población ha desaparecido. Trescientos o cuatrocientos metros río arriba la gente no asciende, quizás por miedo a que -sabedores de su incapacidad fisica y mental- caigan de la cascada o algo por el estilo. Lo cierto es que además de ellos, solo una pareja de personajes extranjeros disfrutan el paisaje y la maravilla del río. Sir Azul está tan agobiado por el viaje, que decide descansarse, le siguen Sir Oz y Sir Ajab, en tanto que sabedores de que quizás nunca vuelvan a tener una oportunidad de volver, Worrina y Vic Tormento se bañan en las hermosas pero muy respetables aguas del río. Aunque claro está, Worrina como siempre, solo se anda por las piedritas y se queda cerca de la orilla, y es así también como ha tocado las caudalosas aguas del conocimiento Hagedis, por las piedritas y en la orilla.

La mágica influencia del río y en general de todo lo natural, ha devuelto las fuerzas a los aguerridos paladines de su Majestad Hagedis III, como último tributo a los poderes que rigen los destinos del universo, ofrenda Sir Azul 'El señor de los recursos gastados' la conducción de su muy noble corcél literio de vuelta a Fiestuxtla. ...les pinta el pelo un muerto sol.... Cuando llegan a este país, no vuelven a su anterior hospedaje en el Hotel Molon Huc, ahora se hospedan en el Baruc Galán; hotel de nueve estrellas. Lo eligen por su perfecta ubicación, pues se halla exactamente enfrente de Las Pichanchas, la capital del país, en este sitio comen por tercera ocasión, y por enésima ocasión en el viaje, tres de los cinco viajeros hacen gala de sus ridículas delicadesas culinarias, pues Vic Tormento, para entonces ha rechazado todo lo que tenga que ver con los frijoles, mientras que Worrina hace lo propio con el jamón, y como es de todos sabido, a Sir Azul le provoca una irracional repulsión todo lo referente al queso, el cual no soporta mas que en dos presentaciones. La primera de ellas es la de las pizzas y la segunda es la suya propia, pues es tanta su fijación que cuando es presentado con alguna persona dice 'Mucho gusto, me llamo Azulicio y no me gusta el queso'. Mientras que Sir Ajab no tiene ningún problema de esa índoles y mucho menos Sir Oz, quien come de acuerdo a las enseñanzas de su primo, o sea : come como Dios manda. Caminan un rato para luego tornar donde sus lechos les esperan para un merecido descanso.

Jornada Séptima

Capítulo I

De cómo los caballeros lagarto se hallaron con el horrendo Chacnín en Zoomatitlán, de la última comida en Fiestuxtla y el fin del Fiesta Tour '91.

El génesis Metaforopolitano cuenta que el séptimo día, Gogol® también descansó. Y por ello los caballeros lagarto en su honor, se dedicaron a descansar sus cuerpos, pero no su sed de aventura y conocimientos. Así, con el corazón lleno de alegría, y satisfechos por haber resuelto todo de acuerdo a lo planeado, excepto por el viaje a las ciudades sagradas de Lacandonia; lo cual les dejó más tiempo para cumplir con su misión. La cual continúa, con una visita a Zoomatitlán en la cual ven a los animales oriundos de la región, de entre los cuales se destaca de forma especial el jaguar, un bello felino que tiene su coto cercado, para evitar que se escape. Sin embargo, los caballeros lagarto iban con Worrina, quien tiene el Estigma de hallarse siempre con alguien a quien ella conoce, así sea en el lugar más alejado de la galaxia. y como hasta entonces no había hecho uso de tal cualidad, el mundo se dijo '¡Ay güey se me andaba olvidando!', así fué como los caballeros lagarto, vieron que no solamente se exhibían especies de animales propias de la región, sino también extraños seres traídos de los mas remotos confines del Metacountry, pues fue en el preciso instante anterior a la visita del jaguar cuando vieron acercarse a una horrenda criatura cuyo habitat natural es La Casa Morada, se trataba ni más ni menos que del espeluznante Chacnín (Horribilis in extremis), que además deambula suelto por el lugar. Sir Azul y Sir Oz siempre valientes, se toman una fotografía con él y su domadora, pero ésta sale muy borrosa, quizás porque incluso el captador de imágines tuvo miedo de guardar para siempre tal espectáculo.

Capítulo II

La entrega del corcél literio y el terrible coraje de Worrina por su sopa Azteca, y de cómo en la cocina del restaurante les regalaron a los caballeros lagarto su última historia del viaje.

No habían aun desayunado y como ya habían recorrido muchas leguas de camino sus nobles cuerpos, y su fiel corcél literio, habría de volver al sitio donde les fué alquilado.Fueron los caballeros lagarto y sus dos acompañantes a recuperarse del impacto ocasionado por la visión del Chacnín. Detuvieron sus osamentes en un restaurante a disfrutar de sus últimos alimentos en el tan festivo continente de Acala. Allí comieron y bebieron a placer, todos excepto Worrina, a quien la vida le tenía lista una lección que habría de olvidarsele al mes siguiente, pues la madre naturaleza, sabia como es ella, la dotó de tan corta capacidad de recordar. Momentos antes de ingerir sus sagrados alimentos, fueron cuestionados por el mesero del lugar sobre los manjares que habrían de ofrecérseles a tan distinguidos visitantes, todos ordenaron sus alimentos y Worrina no habría de ser la excepción, así también lo hizo, de forma tal, que para iniciar pidió una 'sopa azteca'. Unos cuantos instantes despues, se la trajeron, y al verla, su rostro se transformó con un gesto que denotaba asco e indignación a la vez, el cual fue acompañado de estas aladas y strawberricas palabras " UFF... QUÉ ASCO, TIENE JAMÓN" y en diciendo esto, llamó en conminante tono perentorio al mesero, reclamándole el que no le hubiera dicho que tenía jamón la sopa, que cómo se atrevía a ser tan inepto, si durante todo el viaje tanto ella como Sir Azul y Vic Tormento habían manifestado sus desagrados personales sobre la comida, el mesero argumentó en su favor, que el no había tenido el honor de acompañarles durante todo su recorrido, que lo perdonase por tal atrevimiento, e inmediantemente ofreció a Worrina una disculpa, así como también, deshacerse de tan horrendo ingrediente en su sopa. Así lo hace el mesero y al llegar a la cocina, le dice al cocinero :
- Que esta pinche vieja histérica no quiere jamón en su sopa.
- Uuuts, pues que mal pedo - contesta él-
y en el acto inicia el proceso de remosión manual del jamón de la sopa de Worrina. Una vez terminada ésta, regresa el mesero, loco de contento, con su cargamento, a donde sus comensales, luego de haber hecho su labor. Así pues, degusta Worrina su comida y todos salen de allí felices y contentos, luego de haber elegido como Mirrey Lagarto a Vic Tormento, cuando nuevamente su mesero se acerca a ellos, ahora para dirigirse a Sir Oz y preguntarle si no tenía incoveniente en que su bebida no estuviese fría, a lo cual displicentemente le contestó este : 'No importa, es para él' mientras señalaba al recién electo Mirrey Lagarto, quien paga la cuenta y ahora sí, así es. van a entregar a su corcél literio.

Llegan a donde han de ver a su montura por última vez y allí Sir Azul le pide a un buen hombre, que en nombre de la magna gesta de la que son protagonistas, les lleve a donde ha de salir su carruaje hacia Metaforópolis, petición a la cual accede el hombre y así, son transportados a donde ya les esperaban para partir de vuelta a su país natal. Pero aún en su transporte no estuvieron excentos de aventura, pues un poco más allá de la mitad de la noche, un guardían de los estupefacientes monta en el carruaje para averiguar si no hay entre los pasajeros alguien que se encuentre dopado. Los caballeros lagarto, Sir Oz, Sir Ajab y Sir Azul, con su vasta experiencia en esos menesteres de las inspecciones, saben de antemano que han de ir preparando una identificación, la cual no es necesaria, pues el hombre reconoce en ellos a gente de superiror intelecto y buenas costumbres. No así a Worrina y Vic Tormento, al cual despierta de su estado de ensueño, por considerar sospechoso tal sopor y al igual que lo hicieren con Zolrak en el final del primer viaje a Pelucrania, después de pedirle una prueba fehaciente de su identidad, le preguntó a éste ¿De donde vienen?.Con el único fin de averiguar cual fue la tierra que los vió nacer, pero el Mirrey Lagarto le contestó : de Fiestuxtla, a lo cual replicó el hombre con un gesto de duda y preguntándos a sí mismo si tal personaje era o se hacía el pendejo. Le devolvió su identificación y dejó que prosiguiesen con su viaje, en ese momento despertó de su letargo Vic Tormento y gritó :'Ay güey, ¡Lagartos Muertos!, pues a punto estuvo de ser el primero de los mirreyes que olvidase dar tal grito, pero eso no sucedió, no, no sucedió y así concluyo un muy buen viaje al sur.

Porque los viajes al sur son mejores ... -Sir Azul-
Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net