<- O ->

VigésimoséptimoViaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 27o.
Pelucrania II "El país de las peluquerías"

Noviembre, 1990.

Jornada Primera

Capítulo I

La promesa de llegar al mar, atrae como siempre a Sir Yorgue y Worrina, pero el destino que es un maricón, les reserva quedarse en tierra y permanecer en Pelucrania.

Por segunda ocasión viaja la compañía de los caballeros lagarto a las lejanas tierras de Pelucrania, pues tenían la firme intención de llegar al mar de ese gran continente dela Unión de Repúblicas Peluquerísticas y Estéticas, pero al arrivar al santiamén de este país, luego de ocho horas de agotador viaje, descubren que les esperan otras tantas horas, con la agravante de tener que realizarlo en penosa segunda clase. Así que luego de mucho deliberar, hacer cálculos y supuestos básicos diversos, deciden que han de quedarse en Pelucrania a terminar de conocer lo que en la anterior ocasión les hizo falta. Esta decisión no alegró demasiado a Sir Yorgue, mucho menos a Worrina, cuya mayor motivación era llegar al mar, tomar el sol y descansar Gogolicamente®. Pero hubieron de resignarse a su mala suerte, e igualmente deteriorada economía, pues era necesario gastar muchos más recursos de los que tenían planeados, así que la microeconomía y un poco de sentido común terminaron por imponerse.

La búsqueda del hotel es ahora diferente, lo usual es buscar asilo en donde anteriormente se han hospedado, pero en vista de que el viaje previo fue de hotel señorial, era deseable buscar una nueva trilogía y así es como se albergan en el hotel señorial de aquel extenso país de la Peluquerías. Salen a buscar sus sagrados alimentos y allí eligen a Sir Oz como el Mirrey Lagarto, quien paga la cuenta y parten con rumbo a Mitla y Yakult, éste último; sitio que muchas de las guías turisticas han olvidado y que fue para los caballeros lagarto, más importante que otras que son mencionadas como tales. Cuenta la leyenda que estando en Mitla, fueron informados por habitantes del lugar, de la existencia de dicho sitio, por lo que hacia allá encaminaron sus almas, montaron en brioso corcél literio que habría de conducirlos hasta esa lejana región de la tierra. En el mismo carruaje viajan unas mujeres Algermanas que junto con ellos, van a la zona arqueológica, ellos seis son dejados en el crucero que conduce hasta la ciudad laberinto y al llegar a ésta, le pagan al hombre que del lugar cuida, además de ser él, quien recoge los dineros de todos y cada uno de ellos. Además de estos seis pasajeros-visitantes, solo se ve en el lugar a dos personas más, así que además de todo, tienen practicamente para sí el sitio, en el cual permanecen mucho tiempo, para luego volverse a Mitla y de allí al Tule, quien advierte de su linaje a los paseantes, con una leyenda inscrita en el suelo y que dice "VISITANTE SOY TULEÑO", y viendo la mejestuosidad del árbol prefieren salir de allí y tornarse a su hotel, pues ya comienza a obscurecer. Llegan a Pelucrania y cenan opíparamente en el mercado, donde expenden delicias culinarias de agradable sabor y mejor precio. Vanse a dormir, los cuatro en una sola habitación.

Jornada Segunda

Capítulo I

Por fin Monte Albán. Saltan montículos, descubren la majestuosidad del lugar y el discreto encanto de la burguesía.

La mañana siguiente llegó obviamente, por lo que, antes de continuar, han de irse a ingerir sus sagrados alimentos, como su gracia divina, el adelantado Don David Anaya de Gogol® lo manda. Otra vez se les vez alimentándose en el mercado, donde es nombrado Mirrey Lagarto Sir Yorgue, quien se encarga de pagar el reporte de los daños y parten hacia la antigua Acrópolis Pelucraniana. Así pues, dos viajes y un día, tuvieron que transcurrir para que los caballeros lagarto visitasen uno de los puntos más importantes de toda Pelucrania la otrora ciudad Sagrada de Monte Albán, a donde llegaron montados en sus corceles literios, al ver la muy grande y muy noble ciudad, quedan impactados y permanecen un muy buen tiempo sentados en las escalinatas, e incluso Sir Oz irreverentemente toma asiento en un umbral de un edificio sin nombre, cuando el siñorosaurio guardian del lugar llega a poner orden y a la voz de 'Hey niño, bajate de ahí' desciende al hereje personaje, continuando todos, ellos cuatro, con la visita del lugar. En el medio de la sierra, donde se yergue dicha ciudad, es común sentir que corra de forma muy fuerte el viento, por lo que en su honor los caballeros lagarto y su compañía ofertan saltos desde los montículos, siendo Sir Ajab quien es tomado en pleno vuelo, por los captadores de imágenes de los elegidos de Gogol® para conocer todas sus posesiones. El recorrido continua y al llegar al edificio de los danzantes, los caballeros Hagedis ven maravillados, como de detrás de la pirámide, de donde solo parecía haber bosque, sale una pareja extrañamente ataviada a la mas pura usanza de figurín, contrastando notablemente con la armonía del conjunto, la arquitectura del paisaje y la indumentaria propia de quienes habitan o visitan dichos lugares. Todo esto, mientras tratan de huir de un nutrido grupo de turistas que en contra de los preceptos de lamagia verde viajan en un tour, de esos que envidiaría el mismísimo Joss Warrior, por ser de aquellos de: 'Bueno chavos, este el el edificio B, ahora vamos para allá'.

Continúa el andar de los caballeros lagarto y así, descubren las lápidas donde están grabadas las imágenes de los antiguos guerreros, que dejaron sus enseñanzas en esta parte del mundo y que aún no han sido comprendidas por muchos de quienes habitamos este tiempo y espacio, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión, pues hemos de volver con nuestros heroes a intentar organizar bien el modo de volverse a Pelucrania. En ese dilema se hallaban cuando vieron pasar un vehículo automotor de alquiler, que les hizo el enorme favor de tornarlos a donde, la plaza de Santo Domingo, les esperaba por enésima vez en dicho recorrido, conocen al espíritu de la piedra, quien les dice que ahora es tiempo de continuar recorriendo Pelucrania, pero por el lado que no resconocieron de persona en el viaje anterior, cuando su graciosa alteza serenísima fue a dormir e impartir justicia divina. De esta forma, saben que fue Muchototote lo que les había faltado en esa anterior ocasión, por lo cual proceden a visitar sitios que desconocían, continúan su andar por las Pelucranianas calles de tan lejano y bello país, cuando al volverse al centro, saben que el día siguiente les espera una deliciosa muestra gastronómica, con muchos de los variados platillos que se consumen en todos los países de la Unión de Repúblicas Peluquerísticas y Estéticas. Mientras ese momento llega, continuan con su andar hasta ya entrada la noche del segundo día, que así acabó, sin que Worrina dejase de meterse a la alberca del hotel, pues esa es su máxima ilusión en todo país que visita. Y después del viaje a Numérida, su deseo se había vuelto a hacer realidad.

Jornada Tercera

Capítulo I

Viajan a Cuilaponia del Joss Warrior, luego a Zaachila, mientras que la muestra gastronómica se engalana con la presencia de las insensibles papilas gustativas de Sir Oz.

Día tres de viaje, y por fin la muestra gastronómica (tan largamente aguardada por el primer caballero lagarto de todos los tiempos), habría de celebrarse en el mismísimo centro de Pelucrania, mas como ello habría de sucederse cuando ya el sol hubiere recorrido la mitad de su camino hacia el mundo de los muertos, los alegres viajeros que van en misión divina, le preguntan al mismísimo espiritu de la piedra, a donde han de ir ahora. A Cuilaponia de Joss Warrior les responde éste, y haciendo caso al oráculo se encaminan al sitio en cuestión, luego de elegir por segunda ocasión Mirrey Lagarto a Sir Oz. Apenas llegan, ven un gran sitio cuyo techo ha desaparecido y es de ellos misión, el encontrarlo. Por lo que recurren a varias técnicas, una de ellas, es la de invocar a todos los santos disponibles, pero lo único que hallan es a San Yorgue, santo patrono de la música, consideran que su ayuda no les sería de gran valía, así que prosiguen en busca de pistas que puedan indicarles por donde han de hallarle la cubierta al templo, pero nada encuentran que pueda serles de utilidad, mas no han de darse por vencidos de forma tan sencilla, prosiguen y en recompensa a su investigación, hallanse súbitamente con la respuesta, un lejano pariente del Joss Warrior fue encarcelado en una pequeña celda, antes de ser fusilado, por lo que inmediatamente van en busca de la portería del templo. Ésta todavía se halla en su sitio, por lo cual el perpetrador del crimen no tuvo tiempo de llevarsela también. Las principales sospechas recaen sobre la versión de una venganza familiar, por lo acaecido a su antepasado, así descubren que Sir Joss Warrior en uno de sus viajes, émulos de otros que hiciere un tío suyo de Fuente Allvejuna a Pelucrania, pasó por allí y se llevó el techo al limbo.

Luego de resolver el misterio, van a otro misterioso sitio: Zaachila 'La que no se ve ni de cerca', marcada en la guía verdi como sitio interesante a visitar, resulta ser tan pequeña que de no ser por el hombre que les cobró la entrada, nunca hubieran sabido donde se hallaban, así que antes tan grande decepción se dirigen de vuelta a Pelucrania 'El país de las peluquerías', donde así es, ahora sí, ya se ha instalado la muestra gastronómica, ante el beneplácito de Sir Oz, y de los expendedores de viandaas, pues si bien muchos platillos eran deliciosos, los que no le eran tanto o por el contrario resultaban ofensivos al paladar, tuvieron en Sir Oz un distinguido cliente, pues es bien sabido entre los que le conocen, que desde muy pequeño perdió el sentido del gusto y es capaz de hacer las más infames combinaciones culinarias.

Así transcurre la tarde y el tiempo de volver se acerca, pues luego de tres días de estar lejos de casa, se le añora, y después de un largo deambular por este país, van a por sus equipajes, tornan felices y con la satisfacción del deber cumplido a Metaforópolis. Luego de que el próximo lugar elegido fue Valle de Abavo, mas plugo al destino que no le visitaren en la Davidad de ese año como había sido la elección popular, pues durante la luna que transcurrió entre viaje y viaje, se sucedieron eventos que propiciaron sus suspensión,declarándosele como sitio non grato. Amén de ello, en la casa Hagedis ya se veían venir tiempos diferentes y muy buenos para los viajes, por lo que los grandes magos se reunieron en el Cotton Club a decidir los destinos que habrían de regir en la vida del valle Metaforopolitano, así que luego de la cancelación, decidieron que mas sano sería volver a lo escencial y eligieron el lovcraftiano valle de Cthulhuca como su próximo destino.

Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net