<- O ->

Vigésimotercer Viaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 23o.
Fuente Allvejuna "El país de todas las fuentes"

Julio, 1990.

Jornada Primera

Capítulos I y II

Cuando los caballeros lagarto viajaron por vez primera en literio corcél de hierro, cerraron los triunviratos de los viajes imposibles, y de los viajes señoriales. Contándosenos también, lo que hicieron esa noche y de las cosas propias del lugar.

Luego de varios intentos, finalmente se completó "El triunvirato de los viajes imposibles", con el primer viaje de los caballeros lagarto realizaran en tren. Por tal motivo, los altos dignatarios de los Ferrocarriles Nacionales, nombraron a Sir Oz (el primero de los caballeros lagarto), como el pasajero principal de ese convoy que, los llevaría hasta su destino, para continuar cumpliendo con la sagrada misión de conocer todas las posesiones que Gogol® nuestro señor, había recientemente adquirido. Con la consigna de cumplir esa santa encomienda, iban los seis cruzados que se presentaron para esa aventura, caballeros lagarto todos ellos. Sir Ajab 'Archimago de la Esquina', Sir Azul ' Señor de los recursos gastados',Sir Lady Claus 'Señora de las grandes enojaciones', Sir Yorgue, 'Señor de los sonidos', Sir Lady Dix 'Señora de la amabilidad'. Todos ellos, partieron esa cálida mañana, para, luego de cuatro exhaustivas horas de viaje, vieran oficialmente, por vez primera este país, pues ya antes Sir Ajab le había visitado como preludio a la jornada de Pelucrania, además de haber sido éste país de la tierra mascercana, donde tuvieron lugar los épicos esponsales de Kodaliktor en las primeras épocas del Terror. Mas como ahora venían en el nombre de Dios, debían dar fin a un ciclo, pues cuando llegaron al centro del susodicho país, vieron varios lugares donde podían hospedarse, pero el destino quiso que fuese en el HOTEL SEÑORIAL, último de la trilogía de estos viajes. Por lo que luego de descansarse de sus cargas, procedieron a asearse, tomarse unas fotografías en conmemoración de tan gran acontecimiento, pero en esta ocasión tan especial, eligieron Mirrey Lagarto ahí mismo en el Hotel Señorial, pues aquel era, un digno lugar para ello. Resultó vencedor Sir Yorgue, que fue condecorado con el segundo distintivo que usaron los caballeros lagarto. Un pequeño cocodrilo prendedor, que le daba el grado de Mirrey, y lo distinguía con tal envestidura. Salieron a la calle a caminar con rumbo desconocido durante un rato, y fue entonces cuando comenzaron a sospechar como habrían de llamar al lugar. Pues en los andadores de este país vieron las primeras fuentes, al que mas tarde le sería otorgada la cédula real, concediendole el título de "País de Todas las Fuentes", promulgada en nombre de Gogol® todopoderoso.

El plan de vuelo de Sir Ajab contemplaba como primera escala, el templo de la 'Jantacrú', hacia ese se dirigían cuando, en el camino, hallaron el Corral de Comedias, sitio de solaz y esparcimiento de los fuenteallvejunenses, vieron pues el programa y a los cuatro mas allegados a las bellas artes, les pareció buena idea asistir esa misma noche, pero dos de entre ellos, con ideas mas strawberricas, creyeron que sería mejor, y mas grato a Dios, el celebrar esa noche una jarraviernalia en la discotheque de cierta ex-hacienda cercana a Fuente Allvejuna, asi que no habiendose puesto de acuerdo sobre lo que se haría al caer la noche, pusieron al mundo a trabajar en ello, en tanto ellos dirigían sus armaduras al pío templo de la Jantacrú, donde al entrar lo primero que se ve es al tío del Joss Warrior, un santo barón, capaz de recorrer caminando, la distancia de Fuente Allvejuna a Pelucrania en tan solo ocho días, cosa que a los caballeros lagarto les tomó cerca de tres meses, pues ellos llegarían en su segunda visita a ese lugar, en el viaje 27. Aunque ya Sir Ajab había realizado el mismo recorrido en la primera ocasión, éste lo hizo montado en briosos corceles literios. Así que le presentaron sus respetos a esete señor y salieron de allí muy pronto.

Par entonces, ya han decidido. Irán los más nobles, al teatro en la noche, y los mas strawberricos (Sir Lady Claus y Sir Yorgue) irán en pos de unas cuantas y expensivas bebidas embriagantes, así como de un ambiente contaminado en isanamente lleno de humo de cigarro. Para ello, el noble Sir Azul reserva a su nombre, sitio para él sus tres acompañantes, no obstante esta precaución, el hombre que en el lugar les atiende, le pide confirmen su lugar, para efectos de asignarles unos sitios dignos de la tamaña y sagrada empresa que van abanderando. Luego de ello, pasan a adquirir unos deliciosos mantecados con vino tinto, que por la calor de aquel día, pronto se desvanecen, cosa que a punto estuvo de sucederles a las dos Sir Ladies del viaje, razón suficiente, para que ellas se decidan a volver a su hotel, mientras Sir Azul, Sir Oz y Sir Yorgue con la carga mas ligera, van en busca de aventuras. Así recorren la ciudad, en dirección paralela a los arcos. Luego de un rato de caminata, llegan hasta el inicio de estos arcos, comenzando entonces a corroborar lo que les había sido narrado en el templo. Comienzan la cuenta de los arcos, que antes de llegar al multicitado edificio religioso, totalizan 73. Cumplida su misión de confirmación, van andando, camino de su hotel, cuando al dar vuelta en una esquina, la magia verde los reune con sus compañeras de viaje, que a final de cuentas decidieron no irse a descansar. Por lo que vuelven todos juntos a su hospedaje para acicalarse. Es entonces que, Sir Azul llama al sitio donde ya habían hecho reservación, pide que la confirmen y así da inicio el aseo personal de cada uno de ellos.

Asi es, ahora sí, ya aseados y ajuareados con las indumentarias propias de cada una de las ocasiones, parten con rumbos diferentes los seis caballeros lagarto, es aquí donde la historia decide ir con los mas avezados a las lides teatrales, Sir Azul cuyo nombre artístico es Mauricio Franco, y Sir Lady Dix, que no tiene nombre artístico. Ellos guían a Sir Oz y Sir Ajab, caballeros lagarto que tienen muy pocas tablas, pues su experiencia teatral mas reciente fue, la épica representación del Sueño de una Noche de Verano, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión. Caminan Fuente Allvejuna de noche durante un rato y llegan al citado coliseo, encuentran de nueva cuenta al joven amigo que, unas cuantas horas antes les reservara sus lugares, el cual los conduce hasta estos; mayúscula es su sorpresa cuando descubren que; existen dos reservaciones a nombre de Sir Azul, pero discretos como suelen serlo, nada dicen que delate su ubicuidad y eligen sentarse en los mejores de entre los reservados. Piden de beber una jarra de sangría y unos apetitosos bocadillos que solo eran eso, apetitosos. Empieza la función, ponen atención, y la crítica le otorga la escueta calificación de 'aceptable', pues la actuación pudo ser mejor, según Sir Azul y Sir lady Dix, que algo saben de eso, sin olvidar, claro está, los entrenados gustos de los otros dos cabllerods lagarto, Sir Ajab y Sir Oz.

Mientras tanto, en aquel remoto lugar suburbano de Fuente Allvejuna, Sir Lady Claus y Sir Yorgue, sufren el castigo de haber elegido mal, y sentados en el lobby de tan horrendo lugar esperan a que la famosa 'Fiesta Cocktail' del bar con nombre ligeramente religioso dé inicio. Su espera se prolonga, pasan las horas y cuando se dan cuenta de que están comenzando a hechar esporas, deciden que es mejor volverse a su hospedaje pues el futuro es incierto, y en caso de continuar en esa situación, el paseo les resultaría muy expensivo. Tarde y en un pequeño momento de lucidez, los dos comprendieron lo que los valientes Sir Ajab y Sir Oz supieron desde mucho tiempo antes, es absurdo salir lejos de casa, a gastar el dinero en la misma forma que puede hacerlo uno en su lugar de origen. Vuelven las dos compañías a su hotel, casi al mismo tiempo. Vanse a dormir, pues es menester hacerlo.

Jornada Segunda

Capítulo I

Del desempate en serie de Penalties, el paseo por el resto de Fuente Allvejuna y el apocalíptico regreso que significó para Sir Lady Claus el retorno a Metaforópolis.

Debido a que sus principales compañeros de aventuras, no cabalgaban ahora junto con él. Sir Ajab, decide no hacer su paseo matutino. Todos terminan de arreglarse y es entonces cuando Sir Lady Claus se acuerda de que ya es hora de desayunar. No importa que no tenga hambre, lo que importa es que es hora de desayunar y con eso es suficiente. Malas noticias. Los demás hacen caso omiso de sus súplicas, van en busca de sus sagrados alimentos en mercado de por ahí de Fuente Allvejuna, donde no encuentran alimento. Solamente Sir Oz y Sir Lady Claus, que mercan unos nopales se han hecho víveres para el camino. El punto siguiente en el itinerario de Sir Ajab es, un conspicuo lugar de ese país. El lugar en cuestión era el Penaltépetl, "El cerro de las penas máximas", pues años antes el abuelito de Polo mandó ejecutar a un hombre barbado venido del otro lado oceano. Pero esa es una historia que ha sido contada muchas veces. No habiendo balón para patear como en otros viajes, utilizan un bote de aceite lubricante para automóvil, que alegremente llevan hasta la cima del Penaltépetl. Fue allí donde eligieron al segundo Mirrey lagarto del viaje. Porque quiso la esquiva diosa fortuna, que en el sufragio por el Mirrey Lagarto, hubiese un empate con dos votos, entre Sir Ajab y Sir Lady Claus, era menester desempatar dicha situación, pero nuevamente el destino esquivo, decretó empate entre los dos, con tres votos cada uno. Por lo que según las antiguas escrituras, esa situación debía resolverse mediante la pena máxima...se pone la portería y falla Sir Ajab en el segundo intento. Sir Lady Claus acierta los tres tiros penales y Sir Ajab se cubre el rostro por la vergüenza y se pregunta : &iquest;Dios mío, porqué siempre a nosotros?, pues es ya una maldición karmática, que en la gran nación que es la República Surrelista, los grandes encuentros se pierdan en la serie de penalties.

Cuando descienden del susodicho lugar, entran a una tienda a proveerse de algunos víveres para continuar con el andar, cuando se percatan de que que el distintivo del lagarto &iexcl;&iexcl;Ha desaparedcido!!, pues Sir Lady Claus, descuidadamente, lo ha dejado caer en algún lugar, perdiéndose para siempre, pue obviamente nunca se le volvió a ver. Regresan al centro del país, donde entran al Teatro de la República, y luego desayunan en un restaurante llamado 'El Betito Mariposa', muy probablemente llamado así, en conmemoración de tan singular personaje de Emelandia. Allí también degustaron sus alimentos los integrantes del Cotton Club y de la sagrada familia, los días de los esponsales de Kodaliktor, por lo cual Sir Oz, sabiamente les llevó a tal lugar, donde disfrutaron de gran ágape, que les reforzó el espíritu, el cuerpo y el deseo de continuar con su sagrado deber. Pues con la satisfacción del deber cumplido, eligen Parkchuca "País de los Enigmas", como próximo viaje,dando fin al Triunvirato de los Viajes Señoriales y de los viajes imposibles.

Nuevamente van a por unos helados con vino tinto, continúan caminando por el lugar y en el mismísmo centro ven cierta construcción que les maravilla en gran medida, deciden así, entrarse a tal recinto. Siendo domingo, los caballeros lagarto saben de antemano que la entrada es gratuita en los museos, pues tal era el giro del susodicho lugar. A la vanguardia va Sir Ajab, noble y decidido, cuestiona gallardamente al gentil hombre que cuida del sitio:

¿Oiga tenemos que apuntarnos todos... o cada uno?

Quedóse entonces perpelejo el guardia, no sabiendo que responder, pues para él era exactamente igual la forma en que se resgistraran. Mientras que tal incoherencia causó la hilaridad de sus acompañantes, que se enlistaron todos y/o cada uno de ellos. Están en el lugar mucho tiempo, y mientras se toman varias fotos soda, descubren algo que les llamó poderosamente la atención. En una sala descubren un cuadro mostrando algo digno de verse. ZONAS... pero resulta ser una falacia, pues a pesar de haber estado en este lugar durante mucho tiempo, no vieron las mencionadas zonas, ni en el museo ni en el País de las Fuentes. Por lo que un poco desilusionados, deciden volver a Metaforópolis, pero como ahora el regreso debían de hacerlo en autobús y no en su brioso corcél de acero, van hasta el santiamén de Fuente Allvejuna, donde es en verdad ardua tarea, en ese día particular, el hallar boletos que los devuelvan a Metaforópolis, deben de esperar a que algún transporte proveniente de otros países de la tierra masmediana pase a por ellos y quiera llevarles. Pero las horas transcurren, el tiempo se agota y el boletaje ya lo ha hecho desde mucho tiempo antes. La promesa de que se genere una corrida extra los mantiene formados y haciendo turno en una línea de espera. Mientras que los caballeros lagarto, fieles a la costumbre ritual de esos lugares, esperan sentados en el suelo recargados contra su equipaje. Sir Lady Claus dice ¡¡¡Uuuufff que asco!!! y prefiere morir antes que rebajarse a tan plebeya situación. Se mantiene estoica y strawberricamente de pie hasta que un hombre aparece detrás del mostrador, les vende boletos para Metaforópolis y vuelven a donde todo inició.

Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net