<- O ->

Decimonoveno Viaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 19o.
Oleobuzonia "El país de los buzones y los ríos de aceite"

Marzo, 1990.

Jornada Primera

Capítulo I

El que nos cuenta como fue que llegaron a Oleobuzonia los caballeros lagarto con su primer acompañante extranjero y de como Sir Baruc le pidió la cuenta a un parroquiano.

"Pero un hombre que solo recorre los caminos de la vida lo es todo. Hoy no soy ni guerrero ni diablero. Para mí ya no hay nada de eso. Para mí solo recorrer los caminos que tienen corazón, cualquier camino que tenga corazón. Esos recorro, y la única prueba que vale es atravesar todo su largo. Y esos recorro mirando, mirando sin aliento"
(Las enseñanzas de Don Juan)

Salida del Santiamén del NorteEsos son los caminos que humildemente tratan de recorrer los caballeros lagarto y que al final de cuentas solo los magos han podido continuar andando, por un rato, solo un rato aquí en esta vida, no para siempre en esta tierra... En uno de esos caminos de la vida. Que no son como uno pensaba, no son como uno creía, los caballeros lagarto encontraron a Cekiel Danielson, "El oso polar de Trainsilvania", que venía desde la hiperboreas regiones del norte, y que fue invitado por Sir Ajab, llegado en intercambio cultural a la Torre Exprime. Salieron del Santiamén del norte a la una de la mañana del día17 de auql mes. En la carretera vieron llover torrencialmente, mientras su experimentado chofer piloteaba la nave con gran Pericia, llevándolos sanos y salvos hasta su destino, por lo cual quieren hacer público el reconocimiento a ese héroe desconocido de los caminos.

Lo primero, después de asegurase de tener los boletos de regreso es, encontrar el hotel donde han de hospedarse, pero esta vez también les sería un tanto difícil, pues visitan varios sitios que no son de su agrado. El más memorable de ellos, fue uno en el que preguntaron si había espacio para los siete que eran, les respondieron que sí, que en una solo habitación podían quedarse los siete juntos, pero cuando llegaron, vieron que mas bien el cuarto parecía dormitorio de hospicio y decidieron continuar la búsqueda, hasta que llegaron al Hotel Robert Prince, donde Sir Pax le explicó a Cek lo que significa en Metaforopolitano la palabra Roberto y muchas otras. Después de dejar su equipaje, van a desayunar, y allí hacen la elección del próximo Mirrey Lagarto, pero para este viaje, Sir Baruc siempre fiel a su labor de tecnólogo de HAGEDIS creó una remesa de papeletas para las votaciones de "Mirrey Lagarto" y del "Próximo Viaje". En las nuevas boletas, Cek resultó ser electo Mirrey para ese viaje, debiendo cumplir con su obligación de recolectar el dinero de la cuenta, por lo que Sir Baruc, al querer ayudarle, vio pasar a un cliente del restaurante y le dijo:
- Me trae la cuenta por favor.
- Es que yo no soy de aquí - contestó asombrado el parroquiano.
Pues yo tampoco, - pensó el Baruc- solo quiero que me traiga la cuenta.
Lo que sucedió fue que por un azar del destino, este buen hombre iba ataviado con una camisa rosa y un pantalón gris, al igual que las meseras del lugar, quienes a final de cuentas le trajeron la ídem. Pagaron, y se fueron a recorrer Oleobuzonia un rato, para despues dirigirse al Taxín.

Capítulo II

Llegan los caballeros lagarto y Danielson al Taxín y hacen muy muchos saltos en las piramides, desafiando la gravedad de la zona arqueológica.

Cek saltando en una pirámideTardó mucho en llegar su transporte y los caballeros lagarto llegaron al Taxín, a una hora desusual para ellos, en un día igualmente inusual, pues tienen por costumbre estar en este tipo de sitios los días domingo, pero no teniendo Oleobuzonia otras mejores opciones tuvieron que tomar la mejor, un día antes. Sir Azul saltando en una pirámideAllí vieron los primeros esfuerzos de reconstruir la ciudad Totonaca, que tenía entonces prohibido el acceso a varios lugares, pero principalmente a la piramide de los nichos, que parecía un pastel derritiéndose, pero en las piramides que pudieron subirse lo hicieron, allí tomaron muchas fotos, con las primeras gráficas en 35 mm de Las Imagenes que se tomaron con las cámaras de Sir Lady Champi, Cek y Sir Ajab. En éste sitio confirmaron que el escalar piramides es algo natural para los americanos, mientras que para los asiáticos resulta un verdadero problema, e incluso es motivo de gran terror, aunque para los caballeros lagarto, sucesores de aquellos legendarios hombres alegres de Robin Hood, la escalada no era ya un reto en esos tiempos, así que decidieron realizar unos saltos de una piramide a otra pues vieron que era posible, y en caso de que sus cálculos fallaran ellos si podrían decir que se cayeron de una pirámide, tal como quería decirle Sir Pax a su madre en el viaje a Numérida.

Lagartos en la pirámide de los nichosLuego de los saltos, se dirigieron a la pirámide de los nichos, donde también se tomaron unas fotos, y vieron el motivo por el cual la ésta parecía estar como rellena de algodón. Resulta ser, que por la arquitectura de los nichos, algunos de los taludes que los sostienen han cedido un poco al peso de la estructura y eso hace parecer desde ciertos ángulos que se está cayendo. Caminan hacia donde el sector norte del sitio, donde descansan y se toman unas fotos soda, para después darse un merecido descanso en la explanada principal del conjunto. En donde luego de un rato, vieron a Cek levantarse para regresar a la piramide con el arco maya en donde ya habían estado, acto que realizó deliberadamente, pues desde ese punto tenía una perfecta visión de los caballeros lagarto, que estaban ya de espaldas al piso, y fue entonces cuando gritóLagartos muertos ¡¡Lagartos muertos!!, por lo que no tuvieron que hacer mas que levantar las manos y los pies para continuar en la comoda posición en que se encontraban, por lo que el reinado de Cek fué el uno de los más benebolévolos que se tuvieron. Al poco rato, escuchan el sonido de las flautas y los tambores, que anuncian el ritual de los voladores y hacia allá se dirigieron, pues ese, además de ser un espactáculo digno de verse, es una tradición milenaria de los habitantes de esa parte del mundo, que nos deja ver parte de la gran sabiduría de los antiguos Metacountricanos, y que quinientos años despues continúa viva, como el vínculo de esa buena gente con la naturaleza y su tradición, de la cual debiesemos todos tomar ejemplo.

Voladores de PapantlaCuando vieron a los voladores descender en su posición de cabeza al suelo, inmediatamente pensaron "¿Cómo van a aterrizar?", situación que ingeniosamente solucionan estos señores a unos cuantos metros del suelo, dando una vuelta, y tomándose de la cuerda, para así quedar con los pies listos para tener un suave aterrizaje. Luego de esto, surge otra pregunta "¿Cómo le va a hacer el hombre que se quedó arriba?", pues resulta que eso es otra hazaña comparable a la anteriormente realizada de, sentarse a darles vuelta a los demás. Éste hombre, se toma de una de las cuerdas, deslizándose por ella hasta llegar al suelo. Luego de haber visto tanta maravilla, los caballeros lagarto se vuelven a Oleobuzonia, y al recorrerlo descubren que en comparación con otros sitios que han visitado, allí abundan los buzones,uno de los motivos que le dan nombre al lugar, pues en contraste con los ríos de Euruapan, los de este lugar están contaminados y llenos de aceite, segunda característica principal, por lo que después de haber bautizado a este País, cenan en un restaurante llamado el Calypso, en donde Sir Oz derramó su refresco sobre su cena, pero no conforme con ello, intentó hacerlo también con el arroz de Sir Ajab, por lo que luego de este incidente deciden mejor ir a dormir como Gogol® manda.

Jornada Segunda

Capítulos I y II

Los caballeros lagarto viajan a Teayo donde ven y saben de cosas muy divertidas, para luego ir hasta Abundantla y terminar muy contentos su paseo por Oleobuzonia y paises circunvecinos.
La carrera de las frutas

Al día siguiente en la mañana, como ya era tradicional, salen Sir Ajab, Sir Baruc y Sir Pax a hacer su paseo matutino, en ésta ocasión, su invitado especial es Cek "El oso polar de Trainsilvania", yendo en busca de las aventuras que todo caballero lagarto debe buscar, antes de convertirse en mago verde, de tales maravillas le hablaron a Cek los tres grandes magos de HAGEDIS ese día, y con ello amplió su vocabulario de manera significativa. Maravilláronse igualmente cuando llegaron a "umas camchas de fuchibol" que estaban desiertas. Lo inconcebible era el hecho de que fuese domingo y no hubiera partido, pero pronto habrían de saber la razón de tal acontecimiento, pues al acercarse los suficiente, descubrieron que el campo estaba minado, pues estaba completamente lleno de majadas de vaca, las cuales habían elegido ese lugar, para exonerar el vientre. Continuaron caminando fieles a su tradición y tal como ocurriese en los dos viajes anteriores, fueron a tomarse un licuado, ahora en una juguería que tenía una extraña representación mural de una carrera de frutas, en la que el plátano había dejado sembrados en el camino a varios de sus adversarios, que denotaban diferentes estados de ánimo, que iban desde el placer hasta el sufrimiento.

Vuelven a su hotel a por sus compañeros, con quienes emprenden de nueva cuenta el andar, ahora para encontrar un sitio donde desayunar y elegir al nuevo mirrey lagarto, que resultó ser Sir Oz por su divertida actuación en la cena del día anterior, seguido de cerca por Sir Baruc que le pidió la cuenta a un parroquiano y con un voto Sir Lady Champi y Sir Ajab.Sir Oz y Sir lady Champi Así que una vez designado Sir Oz como mirrey lagarto emprenden la gran aventura hacia Teayo, abordando un democrático camioncito de esos que suelen llevar a la gente y a los guajolotes en la misma calidad de pasajeros. Van por un estrecho camino de terracería que hace que su corcél se tambalee de forma por demás exuberante, cuando repentinamente ven surgir en sentido contrario al suyo, a una velocidad equivalente a la del que los llevaba, a otro camión, que no parecía dispuesto a detener su marcha si no al contrario, parecía desear impactarse contra su autobús, todos los pasajeros ya habían visto la escalofriante escena, excepto Sir Lady Champi que, cuando se percató del incidente dejó escapar tremendo alarido que espantó a ambos choferes, como si el autobús que venía en sentido contrario hubiera entrado por la ventana delantera y salido por la de atrás, pero eso no sucedió, no no sucedió y llegaron con bien a Teayo, el país del Castillo, pues tal es el nombre que le dan a la pirámide que se levante en el centro del lugar. Allí subieron y cuando se acercaron a una de las orillas el siñorasaurio cuidador de la misma les pidió amablemente que se retiraran de allí porque si no a él le iban a jalar las orejas, pero no fue sino hasta el viaje a los Emirtacos Arabes Unidos que sabrían de que magnitud hubiera sido el castigo, pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión, pues ese lugar fue fecundo en historias. Fieles a las recomendaciones del cuidador del lugar, descendieron de la pirámide y caminaron un rato por el lugar, cuando platicando con Cek alguien dijo la palabra 'zape', él preguntó que ¿Qúe era eso?. Y como escrito está, que al que no habla, Dios no lo oye, el mundo no tardó en responderle su pregunta al oso polar de Trainsilvania, pues en una casa cercana, una pequeña niña de escasos tres años de edad, perseguía a sus pollitos que se le habían escapado, en ese instante, salía su hermana mayor (que aparentaba estar cercana a los seis años) la cual al ver la escena creyó que su hermanita los había soltado, por lo que procedió a regañarla por haberlos soltado, además de propinarle un golpe ligeramente arriba de la nuca con la palma abierta, fué entonces cuando los caballeros lagarto les dijeron a Cek : 'Eso es un zape'.

Luego de ese incidente, regresaron al centro del pueblo, en donde se estaba llevando a cabo una feria. Allí en uno de los puestos típicos de estos lugares, un chamaco tiraba monedas a una tabla que tenía pintadas diferentes denominaciones en bilimbiques (100,500,200,1000) y dependiendo de donde cayera la moneda que el arrojaba, era el premio que se llevaba, pero si caía afuera, el dinero era para el dueño del ingenioso juego, el cual estaba platicando con un compadre suyo, todo esto sucedía bajo la mirada escrutadora de Sir Ajab y Sir Baruc, que seguros estaban de que algo significativo y mágico acaecería. Ese maravilloso momento finalmente llegó; recompensando su paciencia. Cuando el señor que era el dueño del juego perdió por tercera vez consecutiva con el pequeñuelo, éste tornóse a verlo, e inmediatamente le surgió del alma una duda, que externó de esta bonita y sentida manera

¡¡A ver tú cabrón!! ¿¿Pues de dónde chingaos estás tirando?? ... Es atrás de la raya

Aguardando el transporteY colocó al infante en la posición que científicamente está diseñada para que aquello sea un negocio y no una obra de caridad. Caminan un poco más por el pueblo y cuando deciden que es suficiente, inician el regreso para no perder el autobus de regreso. Pero pasa el tiempo y su transporte no aparece, esperan paciemtemente, pero eso no sirve de mucho porque el autobus continúa sin aparecer y comienzan a aburrirse un poco de tan prolongada espera, porque una hora y media después del horario que les habían dicho es un tiempo considerable, que hubieran podido aprovechar en algo más provechoso, tanto, que hasta la camiseta del aguijón que llevaba Sir Baruc, estaba aburriendose. Pero finalmente llegó el autobús que los llevó de regreso a Oleobuzonia, en el cual Sir Yosolito hizo de las suyas y por amarrar su bolsa de canguro a un poste de la puerta trasera y venir brincando con el camión, a punto estuvo de salirse por la puerta, de no ser por la afortunada intervención de Sir Pax que le salvó de caer al abismo. Cuando llegan a Oleobuzonia, ni tardos ni perezosos, toman un camión de la universalmente desconocida línea de autobuses ATBarrita que los conduce a Abundantla en donde se unen al festejo popular, e incluso, se unen a la antigua costumbre de circular por la plaza, los hombres para un lado y las mujeres para el otro, para ver si pescan novio(a). En medio de esta bervena popular se hallan, cuando Sir Oz gritó ¡¡¡Lagartos Muertos!!!.Así lo hizo el bravo caballero lagarto ante tanta gente, que cuando terminaron de hacer su convulsiones, los paseantes cercanos al evento les aplaudieron, otros incluso gritaban ¡¡Otra, otra!!, situación que impresionó a Cek y dijo "Sir Oz gritó en medio de un millón de gente". Luego de ese incidente, cenan, regresan al 'País de los buzones y los ríos de aceite' y después a Metaforópolis, para dar fin a este décimonoveno viaje que fué fecundo en historias, pues estuvieron en la tierra de la abundancia.

Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net