<- O ->

Decimoctavo Viaje

HAGEDIS
<- O ->

Viaje 18o.
Tortlaxcala "El país de las tortas".

Febrero, 1990.

Jornada Primera

Capítulo I

Salen 6 Caballeros Lagarto 6, de Metaforópolis y les resulta difícil hallar hospedaje.

'Band on the Run'Parten de Metaforópolis muy temprano en la mañana de un sábado 24, en el primer viaje de más de 3 integrantes al que asistieron solamente caballeros lagarto, motivo por el cual, éste resultó ser muy eficiente a pesar de lo difícil que les resultó el hallar un hotel, y aunque llegaron muy temprano, el hospedaje resultó escaso en el centro de la ciudad. En su arduo andar, pasaron por la oficina de telégrafos para cumplir con la tradicón de mandar los telegramas a los amigos que se quedaron en Metaforópolis. Después, encontraron una plaza con un monumento al abuelito de Polo. Sir Pax vitoreo la insigne vida de este prohombre, y a la voz de ¡Que viva la mamá del Ramón!, alzó la mano con la señal alusiva a tal evento. Continuaron caminando y buscando en un par de hoteles sin hallar fortuna, hasta que finalmente encontraron uno que por una cantidad decente le daría asilo a cada uno de ellos en una cama matrimonial. Luego de hacer el sorteo de los cuartos en el que a Sir Ajab a punto estuvo de tocarle con Sir Lady Dix, (situación de la que lo sacó Sir Lady Champi, porque ella se ofreció a quedarse con Dix), quedaron juntos Sir Ajab y Sir Oz, quienes volvieron a hospedarse en la misma habitación, como ya había sucedido en varias ocasiones y como sucedería en muchas otras. Pero en aquellos entonces, lo importante era alimentarse y elegir Mirrey Lagarto para ese viaje, pero resulta que también los restaurantes son escasos y solo ven lugares donde expenden tortas, por lo que este lugar se ganó el nombre del "El país de las Tortas", sin embargo, la paciencia y la constancia siempre dan sus frutos. Así fue como hallaron un sitio llamado 'Los Molcajetes', en el cual Sir Oz preguntó si no tenían aguas de sabores. Pero el ganador del título de Mirrey Lagarto resultó ser Sir Ajab con 3 votos, seguido de Sir Oz con 2 y Sir Baruc con 1.

Ya con el estómago lleno, van a visitar Tortlaxcala, entran al palacio de municipal, donde ven los murales y posan debajo de los faroles. El edificio se hallaba completamente vacío, siendo ellos, los unicos visitantes, porque debido a alguna extraña razón, Tortlaxcala no es un sitio muy turístico y la gente usualmente no le visita, pero como es menester de todo caballero andante, los caballeros lagarto caminan hacia donde la aventura los llame, alegres y siempre dispuestos, pues así, como varios creen que la tragedia y la desolación saltan del donde menos se piensa, así tambien lo hacen el conocimiento y la alegría, por eso es, que ellos van en busca de esa parte desconocida, que hace que la diversión salga de cualquier lado, gracias a la magia verde y así Sir Ajab, uno de los principales poseedores de esta cualidad, hizo pronto uso de su derecho como Mirrey Lagarto y gritó ¡¡Lagartos Muertos!! cuando el resto de los caballeros lagarto estaban en medio del patio principal.

Lagartos Muertos

Capítulo II

Del ascenso a la Basilisca de la virgen de Ocotlán y de las aventuras nocturnas de Sir Baruc y Sir Pax.
Basilisca de ocotlán

El siguiente punto en la agenda es la Basilisca de la vírgen de Ocotlán, para ello inician la marcha, pues han de ascender mucho para llegar allá. En el camino, un cable que sostiene un poste, ( que a su vez sostiene unos cables que proveen de electricidad a la ciudad), a punto estuvo de partir en dos, a Sir Ajab, pues venía platicando con Sir Oz, y por poco queda ensartado. Pero no mucho tiempo después, es Sir Oz quien a punto está de dejerse el físico en forma similar en otro poste.

Antes de iniciar el ascenso, unos lugareños les informan que para continuar con su camino, deben primero tomar agua del pocito, pero como éste está muy lleno de gente, se saltan esa parte y continúan su andar hasta la cima. Enmedio del recorrido se percatan de porque les recomendaron tomar agua antes de subir, pues el ascenso, si bien no es penoso, es muy prolongado y es conveniente proveerse del vital líquido. Por fin, después de mucho caminar, llegaron a la iglesia y allí se unieron a los festejos de los habitantes del lugar, quienes cantaban y bailban ebrios de gozo el malambo o la cahacarera, pues levantaban mucha polvadera y por eso sentían como si estuvieran ,bailando la chacarera.(Les luthiers)

Se vuelven hacia el centro de la ciudad, que ahora si era el dowtown, pues habían de desandar el camino. Ahora la ciudad estaba abajo de donde ellos se encontraban, vierona algunos lugares más y en varios de ellos, Sir Pax lamentó no tener un balón o una pelota para poder jugar panbol y así poder agradar a los dioses, situación que corrigió muy pronto, adquiriendo una en una farmacia Tortlaxcalteca, pero para cuando la consiguó ya era demasiado tarde y el frío comenzaba a desatarse, por lo que Sir Ajab, Sir Oz, Sir Lady Champi y Sir Lady Dix decidieron reguardarse de él en su hotel, mientras Sir Pax y Sir Baruc, amantes del clima gélido emprendieron la aventura. Caminaron por el barrio donde habían llegado a Tortlaxcala y en las escalinatas, Sir Pax venía corriendo, cuando uno de los asesinos cables de los postes para los cables de la luz, a punto estuvo también de partirle en dos, pero Sir Baruc lo salvó. Continuaron andando, y vieron también a la banda de los grillos malos, algunos de los cuales ya habían querido hacer pasar a Sir Pax un mal rato en Petrosilvania, vieron también que había un peligro de incendio esa noche, en el asiento trasero de un coche, todo eso afuera de una casa en la que se preparaba un gran jubileo, mucho fue en verdad lo que vieron y después de ello, se volvieron a su hotel, donde aun hallaron despierto a Sir Ajab, a quien Sir Pax le dijo:
-Uy mi amigo, que pasó, me estás decepcionando...
a lo que Sir Ajab respondió :
- Aaay mi'jo ya volviste a tomar de esa agüita que te pone loco...
lo que causó la completa hilaridad de Sir Baruc.
Enseguida se van a dormir, pero durante toda la noche escucharon los sonidos guturales de algun huesped, que parecía estar ya en las postrimerías de la vida, por la forma en la que se oían sus rugidos, así que pensaron que, más que de un inquilino, se trataba del Dragón de Tortlaxcala, al cual no combatieron porque nunca lo vieron.

Jornada Segunda

Capítulo I

Donde Sir Baruc y Sir Pax cuentan sus aventuras de la noche anterior a Sir Ajab y de la caminata hasta Torcacaxtla.

LA AUTORIDADEs ya la mañana del domingo y a la tradicional caminata de Sir Ajab se unen nuevamente a Sir Baruc y Sir Pax , quienes estrenan la pelota que comprara Pax el día anterior, mientras que estos dos le narran a Sir Ajab cuales fueron las maravillas con las que se toparon la noche anterior. Caminando y pateando la pelota, se encuentran en su camino algunos de los parques Pachecoslovacos de Tortlaxcala, en los cuales se instalan un rato y continúan su andar y patear de pelota, hasta que Sir Pax decide que tambien pateará el piso. Llegan hasta una explanada afuera de una iglesia y allí juegan un rato futból, hasta el momento de llamar a misa. Una vez que éste se ha llegado, el campanero tañe las campanas dándoles un giro de 360 grados, arriesgando la vida, cada vez que la campana pasa enfrente de él, por lo que en su muy pecualiar estilo el gran Baruc exclama ¡¡Ahh que muchacho tan cabrón!!. Vánse del lugar y llegan hasta la iglesia del buen vecino, de donde parten hacia la capilla abierta del ex-convento de la asunción, en la cual también ya se encontraban Sir Lady Dix, Sir Oz y Sir Lady Champi, aunque Sir Oz defendió a capa y espada que esa era la catedral de Tortlaxcala, pero el resto de los magos verdes sabía que no era así. Ya reunida la compañía, van a desayunar, y allí es electo como Mirrey Lagarto Sir Oz, por su singular actuación en la comida del día anterior, en tanto que el ganador para el proximo viaje, resulto ser Oleaobuzonia.

Lagartos MuertosDeciden aprovechar el resto del día, yendo a Torcacaxtla, en donde no se cumplió el teorema de Sir Pax de que 'Zona llama zona'. Tomaron un camioncito que los dejó en las faldas del cerro donde está ubicada la zona arqueológica, a un par de kilometros de su destino, allí en una calle llena de polvo de los caminos, Sir Oz hizo uso de su derecho como Mirrey y gritó ¡¡Lagartos Muertos!!, que completamente empolvados continuan el ascenso hasta Torcacaxtla, "La que está cubierta de lamina", una zona que no llama zona porque mucha de la magia de las zonas arquelógicas es precisamente el poder andar libremente por ellas, por esa razón es que en Torcacaxtla "La que está cubierta de lámina" no hay zonas, pero ese asunto se resolvería con creces en el proximo viaje, pero como entonces era tiempo de volverse a Tortlaxcala, para luego hacerlo hacia Metaforopolis, y de ésta manera, llegar al final del viaje 18 de HAGEDIS a los territorios comprados por Gogol® nuestro señor.

Viajes 1 al 9 Viajes 10 al 18 Viajes 19 al 27 Viajes 28 al 36 Viajes 36 al 45
Morelia
Guanajuato
San Luis Potosí
Guadalajara
Taxco
Veracruz
Zacatecas
Mérida-Cancún
Aguascalientes
San Miguel de Allende
San Juan del Río
Las Granadas
Real de Catorce
Oaxaca
Manzanillo
Acapulco
Uruapan
Tlaxcala
Poza Rica -Tajín
Mazatlán -Los Cabos
León
Puebla
Querétaro
Pachuca
Fresnillo
Orizaba
Oaxaca II
Toluca
Xalapa
Chiapas
El Oro
Guanajuato II
Pátzcuaro
Morelia II
Ixtapan del Oro
Cuernavaca
Papantla -Tajín II
Lagos de Moreno
San Miguel de Allende II
Valle de Bravo
San Miguel Regla
Chihuahua -Pacífico
Toluca II
Guanajuato
Veracruz II


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ] [ Ibid ]

http://www.hagedis.net

aayuso@hagedis.net