Sir  Ajab

Las nuevas aventuras de Sir Ajab

Archimago de la Esquina
Sir  Ajab

Un lagarto volador

Solo venimos a dormir
solo venimo a soñar
no es verdad que venimos
a vivir en la tierra

En yerba de primavera venimos a convertirnos,
llegan a reverdecer
llegan a abrir sus corolas nuestros corazones.

Una flor es nuestro cuerpo
da unas flores y se seca.

El segundo más antiguo de los magos verdes, que apareció sobre la faz de la tierra, hace ya más de 32 años, un día del lagarto, y que en los últimos años se ha dedicado a hacer por cuenta propia la Magia Verde que se ha perdido en Metaforópolis. Esa es vagamente la historia actual, pero comencemos por el principio, aun cuando haya quienes digan que el tiempo es circular o esférico, la Magia Verde no ha alcanzado aún esos niveles, así que habremos de remontarnos a un lejano periodo en el que desde su más tierna infancia, el ahora Archimago de la Esquina dió muestras de querer romper un poquito con las reglas establecidas y a la tierna edad de los diez años, se decide a iniciar un camino de búsqueda del conocimiento de la naturaleza humana.

A los doce años, aparece ante él la figura de Sir Oz, entonces se da una revolución en este proceso, pues no solo aparece Sir Oz, si no una serie de personajes que representaban las más bajas pasiones humanas, y con el tiempo, fueron apareciendo personajes que además representaban las diferentes ideosincracias de aquellos que no quieren ver mas allá de lo convencional. Junto con Oz y los primeros Lagartos se conforman "Los hombres Alegres de Robin Hood", que no son comprendidos, pues son alegres porque todo en la vida les es grato, cuestión que no pueden comprender las pequeñas mentes de sus contemporáneos.

En aquella etapa del reclusorio 45, se da un proceso de identificación con el resto de los entonces lagartos, quienes tienen que separarse y de nueva cuenta inicia el proceso de busqueda aparte, mientras estos eventos se acontecen, las mujeres comienzan a ser ya una preocupación mas primordial y durante el proceso de aprendizaje, sufre varios descalabros, que le siembran una semilla de extraña misoginia en la que el elemento principal de culto no es el odio en sí hacia las mujeres, muy por el contrario, es el de una admiración fascinante sobre todo por aquellas particularmente bellas, pero que suelen presentar una conducta ajena a Sir Ajab, y es hacia esta expresión de esas mujeres que se da la misoginia.

Poco tiempo despues, al ingresar a la Escuela Nemorosa Excluida del Plano, plantel Acatlán se gesta una nueva revolución, pues existe un regreso a la base HAGEDIS, alrededor de la cual comienzan a aparecer los cubicuates y otros personajes obscuros de la mitología de los lagartos, al mismo tiempo que aparece la bella Lauritzin e inspira Los Manuscritos de Acatlán. Pero habrían de pasar un par de años desde ese célebre acontecimiento, antes de que la actual mitología y Sir Ajab cobraran mayor importancia, sin embargo los eventos sociales de Metaforópolis precipitan este hecho y cuando en la Universidad Novelezca Arcaica de Metaforópolis parece el fantasma de la huelga, las fuerzas obscuras toman partido por un ideal de revolución que solo tenía como fin, el llevarlos al control del poder.

Entre estos acontecimientos, surgen no solo la era de los rallies, si no los cuadernos de hagedis y a punto está de inciarse la etapa de esplendor de quienes pronto habrían de convertirse en los Caballeros Lagarto. Al salir de Acatlán, empieza la vida en Exprime, donde es Sir Ajab es capturado por las fuerzas obscuras de las finanzas que acechan sobre su persona, manteniéndole atado a: Un saco, una corbata y un escritorio, pero ni con ello logran domar su espíritu de libertad, y gracias a Dios y a Sir Oz, inicia la era de los viajes; De ésta manera transcurren los cuatro años siguientes y que se hallan narrados hasta sus últimas consecuencias es esta cibersitio.

El final de los viajes se da cuando Sir Ajab se enamora de Sir Lady Ivonne y enloquece prematuramente, se llega el final de los viajes e inicia un periodo de ambulantaje existencial.

Año y medio despues de esta tormenta y con los ánimos mas calmados pero menos adecuados para enfrentar la vida, encuentra el camino del guerreo Tolteca como una alternativa para curar el mal que le había dejado la pérdida de la magia verde y desde entonces su vida vuelva a estar llena de aventuras, pero con un proceso de autocrecimiento mas comprometido, lo cual lo lleva a intentar un salto hacia el vacio, se monta en una avioneta, se lanza en parcaídas cerca de uno de sus lugares sagrados, además de haber pasado varias aventuras muy grandes y muy buenas, desde el desierto de Baja California, hasta el mar Caribe, pasando por la cima del Iztaccíhuatl. Pero como muchas de las que aquí aparecen, esa son otras historias y tendrán que ser contadas en otra ocasión.


[ Home Page ] [ Rallies ] [ Viajes ] [ Caballeros Lagarto ] [ Diccionario ] [ Magia Verde ]

http://www.hagedis.net
aayuso@hagedis.net